Constelación Capricornio

Capricornio

Capricornio
Capricornio

En astrología, Capricornus o Capricornio es el décimo signo del zodíaco, el quinto de naturaleza negativa (femenina) y de cualidad cardinal. Simboliza la sabiduría y las aguas por el dios primordial de los sumerios: Enki; su símbolo representa la montaña, pertenece junto a Tauro y Virgo al elemento tierra. Está regido por Saturno y dentro de esa trilogía de Tierra representa la Siembra. Su signo opuesto es Cáncer.

Quizás quieras leer tambien:
Signos Cardinales
Signos de Tierra
Saturno

El símbolo astrológico presenta un animal híbrido: una cabra con cola de pez o monstruo marino o un Pandavaje La cola de pez simboliza las aguas nutritivas donde nace el ser para elevarse al grado más alto de espiritualidad. Representa el Unicornio con su único cuerno protuberante sobre el testus, semejante a una lanza.​

Se considera que alguien es del signo Capricornio cuando nace entre el 22 de diciembre (solsticio de invierno) y el 21 de enero (Tropical). Es también uno de los cuatro signos cardinales, siendo los tres restantes Aries, Cáncer y Libra.

Rige la Casa 10, que está relacionada con la realización, éxito y culminación. Quizás quieras leer tambien: Casa X, Realización y Vocación

Su Frase: “Yo honro”​
Palabra Clave: Logro
Lo que lo mueve: Ambicion, Consideración, Precaución, Ahorro, Persistencia y Estabilidad.

Correspondencias:

Estación: Principio Invierno.
Día: Sábado.
Número: 8.
Fisiología: Rodillas, piel y esqueleto.
Piedras: Turmalina verde, azabache, Onix blanco, Piedra Luna
Cristales: Turquesa, ónice, ámbar, azurita, cornalina, fluorita, turmalina verde y negra, labradorita, magnetita, malquita, peridoto, cuarzo, rubí, cuarzo ahumado, annabegita, aragonita, galena.
Asociaciones: Ley, administración.
Metales: Plomo, platino.
Colores: Verde muy oscuro, marrón oscuro, gris, negro, bermejo, índigo.
Animales: Cabras y todos los animales con pezuñas hendidas, osos, murciélagos.
Alimentos: Cebollas, carne, frutos secos salados, patatas, remolachas, cebada, malta, alimentos con almidon, membrillo, espinaca.
Hierbas: Consuelda, zarzaparrilla, gaulteria, ruda, olmo americano, tuya, bolsa de pastor, fumaria, tomillo, roble blanco.
Árboles: Pino, sauce, olmo, cicuta, álamo, camelia, camelia japonesa, tejo, álamo temblón, acebo, roble blanco.
Plantas: Pensamiento, hiedra, amapola roja y negra, clavel, cola de caballo, heléboro.
Lugares: Afganistán; México; Macedonia; las islas Shetland, especialmene las Órcadas; Grecia; Serbia; Bélgica, especialmente Bruselas; Inglaterra, especialmente Oxford; montañas, colinas y lugares altos, desnudos rocosos; lugares bajos y oscuros; canteras, almacenes; corrales de ovejas y vacas; umbrales; casetas de herramientas y viejas pilas de madera; campos en barbecho y lugares espinosos.

 

Cualidades:

Un Capricornio es un de los signos del zodiaco más estables, seguros y tranquilos. Son trabajadores, responsables y prácticos y dispuestos a persistir hasta sea necesario para conseguir su objetivo. Son fiables y muchas veces tienen el papel de terminar un proyecto iniciado por uno de los signos más pioneros.

Cualidad que le da vida: “Trabajar y dirigir ”.
Sus mejores cualidades: Organizado, paciente, trabajador, responsable, prudente… 
Sus Defectos: Pesimista, frío, apático, desconfiado.

Su símbolo es una cabra-pez, es un animal mitológico que une las profundidades de las aguas con las cimas de las montañas. la cola del pez representa la lucha por no perderse en lo abstracto y lo emocional o su temor a no verse atrapado en sentimentalismos y emociones que nublan la razón; en el caso de la cabra representa la supervivencia y la capacidad de vivir con poco y de trepar por las montañas más escabrosas (superar dificultades). Nadie le regala nada a un Capricornio.

Saturno representa todo aquello que se percibe como una carga pesada, responsabilidades, deberes, carencias…con el fin de madurar. No se percibe la libertad hasta que no se termina de cumplir con el deber. Todo esto es el espíritu de un Capricornio.

Fuerte, resistente al dolor y al cansancio, sobre todo cuando sabe que su trabajo produce los frutos que espera. Es el trabajador ideal, aunque existe unos pocos Capricornio que precisamente su problema es que no les gustan trabajar.

Poco efusivo, un poco seco y de carácter serio. A medida que va creciendo va relajando esa actitud. No da confianza hasta que no conoce. Hay que tener en cuenta que esa tendencia le hace sufrir, porque en su interior hay un fuerte deseo de disfrutar, bailar, reír…como los demás, pero no puede, ya lo hará cuando sea más mayor.

No es exhibicionista. Comparte con Escorpio esa necesidad de guardar su intimidad, esquivo y un poco tímido.

Ambicioso, calculador, el estatus social ejerce una fuerte influencia en su vida (una casa en el mejor barrio, el mejor automóvil…) le gusta todo lo mejor, de calidad y duradero.

No tiene miedo a las responsabilidades, pero casarse es una gran responsabilidad que le hace que se lo piense bien ¿por qué? Necesita tener atado otras cosas (tener su casa, su trabajo seguro). OJO, si la familia hereda grandes problemas emocionales, puede tener miedo a tener hijos.

Lo que quiere, lo consigue. Se concentra excesivamente en su objetivo y hasta que no termina no puede dedicarse a otra cosa, un ejemplo sería que no podría salir de fiesta si tiene deberes pendientes, se sentiría culpable y no disfrutaría en la fiesta.

Está preparado para vivir con lo básico si fuese necesario.

Puede trabajar en cualquier profesión que requiera de mando, organización y objetivos a largo plazo, por muy difícil que sea, está preparado.

El costado oscuro de Capricornio: quejas y frialdad

Capricornio
Capricornio

En otro orden, cuando Capricornio atraviesa momentos complejos puede convertirse en pesimista, quejumbroso y fuertemente negativo. Tenderá a criticar todo con acidez y nada le parecerá a la altura de sus necesidades. En esos instantes, la vida junto a un representante de este signo puede volverse particularmente dura. Sus seres queridos deberán armarse de paciencia, mientras que los capricornianos tendrán que identificar este defecto y trabajar en su superación.
No podemos dejar de lado entre las facetas negativas de Capricornio la excesiva frialdad que muestran en muchos casos. Pueden transformarse en verdaderos témpanos y parecer impasibles, insensibles y faltos de humanidad. Su costado mental y calculador se exacerba, poniendo siempre por encima su propia conveniencia y aquello que la lógica indica. Es conveniente que Capricornio aborde esta cuestión e intente limitar este costado poco amigable de su personalidad.

Capricornio y su lado negativo: monotonía, falta de espontaneidad y control excesivo

Algo similar a lo indicado previamente sucede con relación a la falta de espontaneidad de los capricornianos. Al combinarse el predominio mental, la frialdad y su tendencia a planificar todo, en ocasiones Capricornio pierde toda la naturalidad y se asemeja a un robot. Guiados por su confianza en la resolución lógica de cada aspecto de la vida, los capricornianos ganan en dureza y su ductilidad en las relaciones humanas se vuelve casi nula.
Directamente relacionada con este punto hallamos a la monotonía, otra condición habitual en Capricornio al centrarse con exclusividad en sus rutinas inmodificables y desarrollar para todo y de la misma forma su inclinación hacia los métodos estrictos. Es así que muchos capricornianos parecen estar encerrados en un círculo de actividades y reacciones que se repite indefinidamente una y otra vez.
Por último, nos encontramos con la peligrosa tendencia a querer controlarlo todo. Capricornio puede llegar a asfixiar con su constante búsqueda de control sobre las situaciones. Quieren manejar todo y a cada momento, y aunque no lo hagan con malas intenciones esa inclinación puede llegar a ser compleja al momento de relacionarse con otras personas o durante la convivencia con una pareja, por ejemplo.

Mitología

En la mitología, Capricornio es asociado a menudo con la figura mitológica de la cabra Amaltea, que crió a Zeus en la isla de Creta para esconderlo de Cronos, su padre, quien devoraba a sus hijos. Cuando Zeus, ya adulto, luchó contra los Titanes, se fabricó una armadura con la piel de esta cabra mítica, que se convertiría en la Égida, el escudo de Zeus forjado por Hefesto, dios del fuego. Primero Zeus donó este escudo a Apolo, y luego a su hija Atenea, diosa de la guerra. Al igual se dice que el capricornio se creó a partir de la guerra de los dioses, cuando Pan escapó al río Nilo, y la mitad de su cuerpo sumergido se volvió el de un pez; al terminar la guerra, Zeus lo regresó a su forma normal y dejó en las estrellas un recuerdo de esa criatura.

 

Trópico de Capricornio

El trópico de Capricornio es un paralelo del hemisferio sur. Está situado (en 2015) a una latitud de 23º 26′ 14″1​ al sur del ecuador (en el año 1917 estuvo en 23° 27′). Esta línea imaginaria delimita los puntos más meridionales en los que el Sol puede ocupar el cenit (la vertical del lugar) a mediodía. En el trópico de Capricornio, por lo tanto, los rayos solares caen verticalmente sobre el suelo en el instante en que ocurre el solsticio de diciembre, lo que acontece entre el 21 y el 22 de diciembre, fecha y hora dadas en tablas astronómicas en horario de tiempo universal coordinado (UTC). Se ubica al sur del ecuador. El trópico de Capricornio señala el límite meridional de la llamada zona intertropical, comprendida entre los trópicos de Capricornio y Cáncer. Se le denomina «de Capricornio» porque en la Antigüedad clásica, cuando se producía el solsticio de verano en el hemisferio sur, el Sol estaba en la constelación de Capricornio. En la actualidad está en la constelación de Sagitario, pero el nombre trópico de Capricornio continúa siendo el aceptado por tradición.

El nombre (Capricornio) del trópico es astrológico porque la fecha astrológica del mes/signo astrológico del año astrológico que coincide con el solsticio de verano en el hemisferio sur es el 1º del mes/signo de Capricornio (10º mes del año astrológico), y en el calendario romano eclesiástico (gregoriano) el día correspondiente es el 22 de diciembre. Los astrólogos datan los días del calendario astrológico en formato gregoriano; de ahí que el inicio del signo/mes de Capricornio se date como 22 de diciembre, y al trópico se le llame «de Capricornio». Sin embargo el solsticio es un fenómeno astronómico y tiene su nombre astronómico, y así también el trópico. De hecho en ese mismo solsticio el Sol aparece visualmente al comienzo de la constelación de Sagitario en sentido anual (de año en año) y al final en el sentido de la precesión (1 grado cada 71 años = 1 día precesional) y así podemos identificarlo con un nombre astronómico: «Solsticio de Sagitario», e igualmente al trópico como «Trópico de Sagitario». También, al estar el solsticio íntimamente ligado a la precesión, faltan algunos cientos de años para que el día del solsticio de diciembre el Sol aparezca ya en la constelación zodiacal (no signo astrológico) anterior a Sagitario, que es Ofiuco, y sea el solsticio y trópico «de Ofiuco». E igualmente con el otro solsticio y el trópico de Cáncer.

Deja un comentario

holayolo sun
A %d blogueros les gusta esto:
yop