Gea, Diosa madre, Diosa de la tierra.

 Gea, también llamada Gaia o Gaya, es una Diosa griega es una madre universal, es la Diosa de la tierra. Gea surge en el mito olímpico de la creación, por lo tanto Gea es la Diosa más antigua del Olimpo, donde Gea es la primera en surgir del Caos, junto con Eros (el amor). Caos (como fuente) produjo a la noche y a Érebo (el inframundo) y de la unión de estos dos surgieron Día y espacio. De forma aparente e independientemente de estos principios estructuradores, Gea da origen a lo visible, a lo que llamamos naturaleza. Es decir en primer lugar existió el Caos, después Gea la de amplio pecho alumbró primero  al estrellado Urano, después dió a lz a las montañas, morada de las Diosas y ninfas. Acostada con Urano, alumbró a Océano, alumbró a otros hijos a Ceo, Crío, Hiperión, Jápeto, Tea, Rea, Temis, Mnemósine, febe y Tetis; después de todos ellos nació el más joven pero más terrible de sus hijos Cronos.

De la unión de Gea con Urano, es decir la Tierra y el cielo engendran las formas de Naturaleza bajo nombres precisos, que se han convertido en Dioses y Diosas. Fué Gea quien también dio a Zeus el trueno y el relámpago.

Podemos ver entre los griegos que Gea nunca fue olvidada, siempre fue honrada como presencia viva y sagrada cuyas leyes estaban escritas en las vida de toda la creación. Gea o la tierra llegó a considerarse un ser moral, que sufre a manos de la ignorancia humana.

Gea tamién fué vista como la gran profetiza, por su gran capacidad de predecir el futuro, por lo que fué gran inspiración para muchos oráculos, ya que tenía el poder ver el secreto del destino de las personas y ser muy acertada en sus predicciones. Los juramentos que se hacían a Gea eran considerados como los más sagrados y se creen que fué a quien primero se le dedicó el oráculo de Delfos aunque después se le atribuyó a Poseidón.

Gea para autores como Marija Gimbutas como Madre Tierra, es una evolución de la Gran Madre o de la Diosa madre de la época preindoeuropeo y con características que vienen desde el paleolìtico

Gea ha tomado gran importancia dentro de la religiones neopaganas como adoración a la Gran Madre Tierra nutridora y como la importancia de tomar conciencia sobre nuestra actual crisis del medio ambiente y así ver a la personificación del planeta como como identidad sagrada.

Himno a Gea

Voy a cantar a la Tierra, madre universal, de sólidos cimientos, la más augusta, que nutre en su suelo todo cuanto existe. Cuanto camina por la divina tierra o por el pronto, o cuanto vuela, se nutre de tu exuberancia.

Por tí se vuelven prolíficos y fructíferos, soberana, de ti depende dar la vida o quitársela a los hombres mortales.

¡Afortunado aquel al que tú honras benévola de corazón! A él todo se le presenta en abundancia. Se le carga el labrantío dispensador de vida y por sus campos prospera en ganados. Su casa se llena de bienes. En cuanto a tales hombres, con buenas leyes gobiernan en una ciudad de hermosas mujeres. abundante fortuna y riqueza los acompañan. sus hijos se enorgullecen de su juvenil placer, y sus hijas, jugando en coros cuajados de flores, con ánimo alegre se complacen entre las delicadas flores del prado. Esos son a los que tú honras, venerable Diosa, generosa deidad.

¡Salve, madre de los dioses, esposa del estrellado cielo! Concédeme, benévola, en recompensa por mi canto, una vida grata a mi corazón. Que yo me acordaré de otro canto y de ti.

 

holayolo sun
A %d blogueros les gusta esto:
yop