Osiris, Perfecto antes y después de nacer

Osiris es el dios egipcio de la resurrección, símbolo de la fertilidad y regeneración del Nilo. Es el dios de la vegetación y la agricultura. También preside el tribunal del juicio de los difuntos en la mitología egipcia. Su padre era Geb y su madre era Nut.

Su nombre egipcio es Usur o Usir y Unneferth, Perfecto antes y después de nacer, nombre que le dio Mat en su juicio ya que su corazón era tan liviano como una pluma. En occidente suele nombrársele con la forma helenizada Osiris.

A Osiris se le representa casi siempre momificado, con la piel verde o negra y los atributos de la realeza, una corona Atef, el cayado heka y el látigo (mayal o nejej) o el cetro uas. El pilar dyed era su objeto sagrado. Aunque raramente, también se le representó con forma de cocodrilo, toro negro, garza, can o de gran pez.

También se le asoció con el epíteto Khenti-Amentiu , que significa “el más importante de los occidentales”, una referencia a su realeza en la tierra de los muertos. Como gobernante de los muertos, a Osiris también se lo llamaba a veces “rey de los vivos”: los antiguos egipcios consideraban a los muertos benditos como “los vivos”. A través del sincretismo con Iah, él también es el dios de la Luna.

Osiris, como dios agrario, tiene la piel de color verde, pues simboliza el color de la vegetación y la regeneración. El negro está asociado a la tierra negra y fértil que en cada inundación del Nilo aportaba nueva vida al campo. Hay una fuerte conexión simbólica entre el negro y la tierra fértil de Egipto: Kemet.

Entre las creencias del Antiguo Egipto destaca el mito de la inmortalidad humana. Durante el Imperio Antiguo se creía que sólo el faraón, al morir, se convertían en un dios, alcanzando la inmortalidad en la Duat con todas sus prerrogativas. Durante el Primer Periodo Intermedio estas creencias también se extienden a los altos funcionarios que al morir se convertían en un Osiris, gozando de la inmortalidad en la Duat con todos sus derechos. Solo en el último periodo, el resto de los mortales se harían merecedores de alcanzar una vida inmortal en el Más Allá, siempre que pudieran cumplir unos rituales muy precisos.

La primera evidencia de la adoración de Osiris se encontró a mediados de la quinta dinastía de Egipto, aunque es probable que haya sido adorado mucho antes; el epíteto de Khenti-Amentiu data al menos de la primera dinastía, y también fue usado como un título faraónico. La mayor parte de la información disponible sobre los mitos de Osiris se deriva de las alusiones contenidas en los Textos de las Pirámides al final de la Quinta dinastía, más tarde en los documentos fuente del Reino Nuevo como la Piedra Shabaka y en La contienda de Horus y Seth, y mucho más tarde, en el estilo narrativo de los escritos de autores griegos como Plutarco y Diodoro Siculus

Era el jefe de la tríada Osiris, formada por Osiris, Isis Asth (su mujer y hermana) y Horus (su hijo). En el mito inicial, Osiris (el bien), es asesinado por su hermano Seth (el caos), quien lo  arroja al Nilo, en donde lo encontrará Asth, que con la ayuda de su hermana Neftis encuentra los trozos de Usur, devolviéndole temporalmente la vida con magia mediante un hechizo que aprendió de Amon Ra. “Revivido” temporalmente, se establece el nacimiento de Horus.

Osiris fue un héroe cultural, rey mítico, fundador de la nación egipcia, que enseñó a los hombres la civilización, las leyes, la agricultura y cómo adorar a los dioses. Muere como hombre, pero resucita como inmortal gracias a Anubis. Es el responsable de juzgar a los muertos en la Duat, donde está acompañado por 42 dioses-jueces que dictaminarán lo que acaecerá al difunto.

Osiris era el juez de los muertos y la agencia del inframundo que concedía toda la vida, incluida la el brote de vegetación y la fértil inundación del río Nilo. Fue descrito como “El que es permanentemente benigno y joven” y el “Señor del silencio”. Los Reyes de Egipto se asociaron con Osiris en la muerte, así como Osiris resucitó de entre los muertos, así estarían en unión con él y heredarían la vida eterna a través de un proceso de magia imitativa. En el Reino Nuevo se creía que todas las personas, no solo los faraones, estaban asociados con Osiris al morir, si incurrían en los costos de los rituales de asimilación.

A través de la esperanza de una nueva vida después de la muerte, Osiris comenzó a asociarse con los ciclos observados en la naturaleza, en particular la vegetación y la inundación anual del Nilo, a través de sus vínculos con la elevación heliaca de Orión y Sirio al comienzo del nuevo año. Osiris fue ampliamente venerado hasta el declive de la religión egipcia antigua durante el surgimiento del cristianismo en el Imperio Romano.

Fuentes que se hacen eco de este mito son: Tratado de Isis y Osiris de Plutarco, textos de Diodoro de Sicilia, y los Textos de las Pirámides

Plutarco cuenta una versión del mito de Osiris en el que Set (el hermano de Osiris), junto con la Reina de Etiopía, conspiró con 72 cómplices para planear el asesinato de Osiris. Set engañó a Osiris para que entrara en una caja, que Set cerró, selló con plomo y arrojó al Nilo. La esposa de Osiris, Isis, buscó sus restos hasta que finalmente lo encontró incrustado en un tronco de tamarisco, que sostenía el techo de un palacio en Byblos, en la costa fenicia. Logró sacar el ataúd y recuperar el cuerpo de su marido.

En una versión del mito, Isis usó un hechizo para revivir brevemente a Osiris para poder fecundarla. Después de embalsamar y enterrar a Osiris, Isis concibió y dio a luz a su hijo, Horus. A partir de entonces, Osiris vivió como el dios del inframundo. Debido a su muerte y resurrección, Osiris se asoció con las inundaciones y la retirada del Nilo y, por lo tanto, con el crecimiento anual y la muerte de los cultivos a lo largo del valle del Nilo.

Diodorus Siculus da otra versión del mito en el que Osiris fue descrito como un antiguo rey que enseñó a los egipcios las artes de la civilización, incluida la agricultura, luego viajó por el mundo con su hermana Isis, los sátiros y las nueve musas, antes de regresar finalmente a Egipto. Osiris fue asesinado por su malvado hermano Typhon, que fue identificado como Set. Typhon dividió el cuerpo en veintiséis piezas, que distribuyó entre sus compañeros conspiradores para implicarlos en el asesinato. Isis y Hércules (Horus) vengaron la muerte de Osiris y mataron a Tifón. Isis recuperó todas las partes del cuerpo de Osiris, excepto el falo, y las enterró secretamente. Hizo réplicas de ellas y las distribuyó en varios lugares, que luego se convirtieron en centros de culto de Osiris.

Juicio

La idea de que la justicia divina se ejerce después de la muerte por maldad durante la vida se encuentra por primera vez durante el Reino Antiguo en una tumba de la 6ª dinastía que contiene fragmentos de lo que se describirá más adelante como las Confesiones Negativas realizadas frente a los 42 Evaluadores de Maat.

Con el auge del culto a Osiris durante el Reino Medio, la ” democratización de la religión ” ofreció incluso a sus más humildes seguidores la perspectiva de la vida eterna, y la aptitud moral se convirtió en el factor dominante para determinar la idoneidad de una persona.

En la muerte, una persona se enfrentaba a un juicio de cuarenta y dos jueces divinos. Si llevaban una vida en conformidad con los preceptos de la diosa Maat , que representaba la verdad y la vida correcta, la persona era bienvenida al reino de Osiris. Si se lo declara culpable, la persona era arrojada a un ” devorador ” (como el demonio devorador de almas Ammit ) y no compartía la vida eterna.

La persona que es devorada por el devorador está sujeta primero a un terrible castigo y luego es aniquilada. Estas representaciones del castigo pueden haber influido en las percepciones medievales del infierno en el infierno a través de los primeros textos cristianos y coptos.

El perdón divino en el juicio siempre fue una preocupación central para los antiguos egipcios.

Durante el reinado de Seti I , Osiris también fue invocado en reales decretos para perseguir a los vivos cuando se observaba el mal, pero se mantenía en secreto y no se informaba.

holayolo sun
A %d blogueros les gusta esto:
yop