El Ogham

La escritura Ogam, Ogham u Ogum, fue principalmente un alfabeto utilizado para representar gráficamente los lenguajes irlandés y picto sobre monumentos pétreos, en su mayoría entre los años 400 y 600 a.C.

El alfabeto Ogham se cree que procede del nombre del dios irlandés Ogma, el dios celta de la literatura y la elocuencia, a quien se atribuye su invención. Ogma posee los siguientes epítetos «boca de miel» y «elocuente». Se dice que ha estado vinculado con el dios galo Ogmios, cuya «voz de oro» era famosa pues el dios poseía una cadena de oro fino que unía la punta de su lengua a los oídos de un grupo considerable de seguidores de los cuales tiraba.

Una de las teorías del origen del Ogham es que surgió a partir de un sistema de recuentos utilizados para la contabilidad. Hay varias opiniones muy diversas sobre su origen pero en realidad se desconoce cuándo exactamente se originó este peculiar sistema aunque se adivina que probablemente derive de los pueblos indoeuropeos. Algunos lo relacionan con el alfabeto rúnico como si fuera una forma secreta del mismo, otros en cambio afirman que posiblemente fuese más antiguo. Existen cerca de 500 inscripciones Ogham en Irlanda, Escocia, Gales, Inglaterra y la Isla de Man que data de entre los siglos cuarto y séptimo lo que nos lleva a pensar que era muy usado en los principales pueblos celtas.

Probablemente era usado por los druidas para enviarse mensajes, asociando cada símbolo a una parte de un dedo. Según esto podrían comunicarse sin hablar, solamente dándose las manos. Muchos afirman que el estudio aplicado del Ogham podría llevar toda una vida. De hecho, los entrenamientos oficiales para druidas, realizados en lo que se conocen como «colegiaturas» druidas (llamadas «col» o «arboleda»), estipulaban ciclos de estudio de hasta 20 años.

Varios colectivos o estudiosos afirman que dentro de las variantes de ogham arbóreo, el «ogham de varas» era el más comúnmente utilizado para la adivinación, unas varillas de madera grabadas con los símbolos como muescas, a veces pintadas de rojo. Cada vara se llamaba «promesa» o «nudo», y un conjunto de éstas era un «coelbreni» (la palabra «coel», significa «adivino»). Cada carácter era un árbol, un mes, un color, una letra y un significado. Pero debido al hermetismo que poseían los antiguos druidas, los significados esenciales son un poco oscuros y nadie está seguro acerca de su interpretación certera.

Investigadores serios se han apresurado a desmentir tales afirmaciones puesto que no hay pruebas de que el Ogham se utilizase para dichas prácticas adivinatorias, aunque al igual que toda la cultura celta, no hay nada concluyente ya que todo lo que sabemos lo conocemos de las inscripciones y manuscritos romanos acerca de su cultura y forma de vivir debido a la transmisión oral que realizaban los celtas de aquellos antiguos y secretos conocimientos y que se fue perdiendo con el paso del tiempo.

Existen numerosos relatos en la literatura antigua que sugiere que el Ogham era un tipo de escritura y señalización utilizado únicamente por los bardos, druidas y los intelectuales guerreros y que no era entendido por la gente común, o gente sin educación. Como hemos dicho, todo ello son teorías e hipótesis en estudio.

Las leyendas detrás del raro alfabeto celta…

De los 20 caracteres que componen el alfabeto Ogham, cinco están formados por ramitas de línea recta en el lado derecho del tallo. Además de Beighe, están Luis (II), Helecho (III), Vela (IIII) y Nin (IIIII). Estos caracteres representan, respectivamente, las letras L, W, S y N; los nombres de los caracteres se traducen a hierba, aliso, sauce… (os recomiendo leer “La diosa blanca” de Robert Graves)

Aunque los investigadores han sido capaces de descifrar el Ogham, todavía hay un gran debate sobre la razón detrás de su invención, especialmente porque la escritura latina, y en menor medida la escritura griega, eran de uso común en este momento.

La leyenda dice que la lengua se utilizó por primera vez como resultado de la caída de la Torre de Babel. El gran Fenius Farsa, Rey de los escitas (Escitia es el nombre griego clásico de los dominios de Asia Central) escuchó el destino del pueblo de Nimrod y vino de inmediato. En el séquito del Rey había 72 eruditos que esperaban estudiar y dar sentido a las confusas lenguas .

Desafortunadamente, para cuando llegaron a la llanura de Shinar, el pueblo maldito se había dispersado. El Rey Fenius envió a sus eruditos a los confines del mundo conocido para aprender la multitud de idiomas. La búsqueda duró 10 años y Fenius permaneció cerca de las ruinas de la Torre todo el tiempo, esperando que sus leales sirvientes volvieran con sus hallazgos.

Una vez completada la búsqueda, el Rey creó un lenguaje especial conocido como Bérla tóbaide. Estaba compuesto por los mejores elementos de cada uno de los confusos idiomas. También ideó el Beithe-luis-nuin, un sistema de escritura perfecto para acompañar a la nueva lengua. Esta escritura fue comunmente conocida como el Ogham.

Esta fantástica historia no es la única leyenda que existe para explicar a Ogham. Los investigadores modernos también tienen una plétora de creencias para explicar el propósito del lenguaje, y aunque no son tan extraordinarias como la Leyenda de Fenuis Farsa, son igualmente discutidas.

Algunos estudiosos argumentan que el Ogham fue creado para que los irlandeses pudieran comunicarse sin que los británicos supieran lo que se decía. Otra hipótesis argumenta que el alfabeto fue creado por los primeros misioneros cristianos en Irlanda porque les resultaba difícil captar los sonidos del gaélico con el alfabeto latino.

Otra hipótesis plantea que Ogham fue originalmente un lenguaje de señales manuales secretas de los antiguos druidas que finalmente se abrió camino hacia la permanencia al ser tallado en piedras. Esta idea se basa en la similitud entre las agrupaciones de una a cinco ramitas para un sonido y los cinco dedos de la persona que transmite los mensajes en un lenguaje de signos secreto. Sin embargo, pocos académicos creen que esta última hipótesis sea creíble.

LA INTEGRACIÓN

El Ogham es también conocido como el ogham Craobh, Beth Luis Fearn o Beth Luis Nion. Mientras que todos los restos supervivientes de Ogham son inscripciones en piedra, lo más probable y común era que se hallase inscrito en palos, estacas y árboles. Dichas inscripciones en general toman la forma del nombre de alguien y el nombre de un lugar y probablemente se usaban para marcar los límites. Existían también supersticiones y anécdotas muy curiosas como que una B tallada en un abedul, en ogham, era una advertencia de secuestrar a una mujer, por ejemplo, razón por la que se temía especialmente dicha inscripción y se evitaba insistentemente.

Al principio, en su origen, este alfabeto consistía en 20 caracteres, extendiéndose luego a 25. El sentido de la escritura es de abajo hacia arriba o de izquierda a derecha, con diferentes formatos, como si fuesen las «ramas» de un árbol. Los grabados consisten en muescas en los bordes del objeto.

Con la llegada del cristianismo, el uso de Ogham se consideró un legado pagano, y poco a poco cayó en desuso. Gracias al Libro de Ballymote, del siglo XIV, al que se considera la piedra Rosetta de Ogham, y a las piedras Ogham halladas, (como por ejemplo la piedra Aghascrebagh en Creggan), los investigadores fueron capaces de traducir este peculiar alfabeto.

El Calendario Arbóreo

Fue Edward Davies, un anticuario del siglo XIX, que reconstruyó el antiguo calendario arbóreo Celta, formado por trece meses lunares (las consonantes) y por cinco días intercalados (las vocales). En este calendario cada letra del alfabeto Ogham está ligada a un periodo del año y a un árbol. Davies propuso la idea del calendario por su origen desde la “Ogygia”- una historia de Irlanda en la cual se daban informaciones sobre la escritura oghamica y se establecía una relación entre las letras del alfabeto y una serie de arboles de los cuales esas letras habían tomado sus nombres. Él logró definir que los nombres de los arboles, tomados según una exacta sucesión alfabética, implicaban la existencia de un calendario antiguo celta basado en la época de floración de los mismos.

LOS MESES LUNARES (CONSONANTES)

CALENDARIOLETRA OGHAMICAARBOL
24 Diciembre-20 EneroBethAbedul (Beithe)
21 Enero – 17 FebrerooLuisFresno Silvestre (Luis)
18 Febrero – 17 MarzoNionCenizo (Nin)
18 Marzo – 14 AbrilFearnAliso (Fern)
15 Abril – 12 MayoSailleSauce (Sail)
13 Mayo – 9 JunioUathEspino (Uath)
10 Junio – 7 JulioDuirRoble (Dair)
8 Julio – 4 AgostoTinneAcebo (Tinne)
5 Agosto – 1 SeptiembreCollAvellano (Coll)
2 Septiembre – 29 SeptiembreMuinVid (Muin)
30 Septiembre – 27 OctubreGortHiedra (Gort)
28 Octubre – 24 NoviembreNgètalJunco (Gètal)
25 Noviembre – 23 DiciembreRuisSaúco (Ruis)

LOS DÍAS INTERCALADOS (VOCALES)

CALENDARIOLETRA OGHAMICA
Oghamica
ARBOL
25 DiciembreAilmAbeto de Plata (Ailm)
Equinoccio de PrimaveraOnnRetama (Onn)
Solsticio de VeranoUrBrezo (Ur)
Equinoccio de OtoñoEadhadhÁlamo (Edad)
Solsticio de InviernoIdhoTejo (Idad)

Lo que sí sabemos gracias a las fuentes escritas, es que los celtas asignaron cada letra a un árbol concreto, algo lógico, ya que para estos pueblos, los árboles eran sagrados y expresaban el conocimiento y sabiduría ancestral de la naturaleza. El Ogham forma parte de los cultos Dendroláticos detrás de toda la enseñanza druida. Es más, cada árbol expresaba unas cualidades, significados, sentimientos y esencias concretas que luego derivarían en lo que hoy conocemos como el famoso horóscopo celta.

Quizás quieras leer sobre: Cultos Dendroláticos

A continuación la lista de los veinte símbolos alfabéticos del Ogham, representadas por trazos rectos o diagonales con el árbol asociado y su esencia o atributo simbólico y significado de cada símbolo.

B Beithe Abedul Principio, la renovación, la juventud
L Luis Serbal Protección, expresión, de conexión
F Fern Aliso Resistencia, fuerza, pasión
S Sail Sauce La imaginación, la intuición, la visión
N Nion Fresno Sentido, la sabiduría, entrega
H Huath Espino Contradicción, consecuencia, las relaciones
D Duir Roble La fuerza, la estabilidad, la nobleza
T Tinne Acebo Acción, la afirmación, la objetividad
C Coll Avellano La creatividad, la pureza, la honestidad
Q Quert Manzano Belleza, amor, generosidad
M Muin Vid La introspección, la relajación, la profundidad
G Gort Hiedra Determinación, el cambio, la paciencia
NG Ngetal Caña La armonía, salud, crecimiento
STR Straif Endrino Disciplina, de control, la perspectiva
R Ruis Sauco Transición, la evolución, Continuación
A Ailm Abeto Claridad, logro, Energía
O Onn Tojo Transmutación, el ingenio, la exposición
U Ur Brezo Sueños, Romance, Sentimientos
E Edad Álamo Victoria, la transformación, la visión
I Idad Tejo Transferencia, paso, la ilusión, longevidad, vida y muer
Quizás quieras leer sobre: Runas Vikingas, Runas de la Bruja, Tarot

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.