Los Tuatha de Danann

Los Tuatha Dé Danann (/t̪ˠuəhə dʲeː d̪ˠan̪ˠən̪ˠ/ «gente de la diosa Danu») también llamados Tuatha Dé, es decir: “tribu de los dioses”, fueron el quinto grupo de habitantes de Irlanda según la tradición del Lebor Gabála Érenn (Libro de las Invasiones Irlandesas). Se piensa que representan a los dioses irlandeses goidélicos; los redactores cristianos los redujeron a reyes y a héroes históricos.

Según la mitología celta existían dos principios que se disputaban el mundo. El primero y más antiguo de esos dos principios es negativo representado por la muerte, la noche, la ignorancia, el mal y los fomoireos. El segundo nacido del primero, es todo lo positivo, el día, la vida, la ciencia y el bien. Los Tuatha de Danann constituían la expresión del segundo de estos principios, ya que de ellos emanaba, por ejemplo, la ciencia de los druidas.

A partir del siglo XI se creó en Irlanda una corriente que intentaba explicar la genealogía de su tierra a través de las tradiciones bíblicas; así, todos los pueblos que poblaron Irlanda, tanto míticos como históricos, descendían de un tronco común, que a través de Jafet se remonta hasta Adán. Uno de los ancestros de los Tuatha de Danann fue Nemed, uno de cuyos hijos, Iarbonel, disfrutó del don de la profecía y escapó a la matanza de la torre de Conann.

Larbonel abandonó Irlanda y buscó refugio en las zonas septentrionales del mundo, allí aprendió encantamientos, adelantarse al porvenir y las bases del druismo. Entre sus descendientes se encontrarían los Tuatha de Danann que terminarían por regresar a su patria, Irlanda.

La tradición pagana más antigua creía que el origen de los Tuatha de Danann estaba en los cielos, ya que eran dioses que llegaron a Eire para luchar contra los Fir Bolg, los Fir Domnann y los Galioin, con los fomoireos, a quienes vencieron convirtiéndose en los únicos señores de Irlanda.

fir-bolgs

Fir Bolg: En la mitología celta, los Fir Bolg eran un pueblo no humano que habitó Irlanda antes de la llegada de los escotos. Según el Leabhar Ghabhála Érenn, llegaron en tres grupos distintos: uno procedente de Bélgica, otro del reino de Leinster y el último provenía de la tribu de los Dumnones que vivían en el sur de Gales.

fomors

Fir Domnann: Los fomoré o fomorianos o fomoireos eran en la mitología de Irlanda los dioses de la Muerte, lo Oculto y de la Noche y tenían diversas formas: algunos con un ojo, un pie y una mano; otros tenían cabezas de animales, generalmente de cabra, aunque otros no, como Elatha, que era rubio y hermoso.

 

 

Los Tuatha Dé Danann llevaron cuatro tesoros mágicos a Irlanda:

  • El caldero del Dagda
  • La lanza de Lugh
  • La piedra de Fal
  • La espada de Nuada

Quizás quieras leer tambien:
Dagda, El Buen Dios
Lugh
La Piedra de Fal
El Rey Nuada, y su espada de la Luz

Sin embargo los Tuatha de Danann fueron a su vez derrotados por los Milé, la moderna raza irlandesa que después de atacarlos y de vencerlos tomaron posesión del país. Los Tuatha de Danann vencidos se refugiaron en los Sid o palacios subterráneos que Dagdé descubrió para ellos en las profundidades de las montañas.

Milé: En la mitología irlandesa los Milesianos, eran los hijos de Míl Espáine, llegados de Galicia (España), que fueron los habitantes finales de Irlanda, y se cree que representan a los celtas goidélicos.

En ocasiones recorrían sus antiguos dominios, siempre bajo la protección de algún hechizo que los hacía invisibles para los humanos, aunque en ocasiones usaban con ellos su poder prestándoles algún servicio.

Siempre aparecían representados con pájaros de hermoso y colorido plumaje, pájaros que estaban unidos por una cadena de plata en parejas indisolubles.

Historia

Un poema en el Libro de Leinster enumera a muchos de los Tuatha Dé, aunque finaliza “Aun cuando [el autor] los enumera, él no los adora”. Goibniu, Creidhne y Luchta son referidos como Trí Dée Dána (“tres dioses de la artesanía”), y el nombre de Dagda es interpretado en textos medievales como “el buen dios”. Incluso después de ser reconocidos como gobernantes de Irlanda, personajes tales como Lug, Mórrígan, Aengus y Manannán mac Lir aparecen en las historias ubicadas siglos más adelante, demostrando todos los signos de inmortalidad. Tienen muchos paralelos en el mundo céltico. Por ejemplo; Nuada es cognado con el dios británico Nodens, Lug es un reflejo de la deidad pancéltica Lugus; Tuireann está emparentado con el gaélico Taranis, Ogma con Ogmios y Badb con Catubodua.

Los Tuatha Dé, según versiones de textos “cristianizados”, descienden de Nemed, el líder de una raza anterior de habitantes de Irlanda. Vinieron de cuatro ciudades norteñas, Falias, Gorias, Murias y Finias, donde adquirieron sus habilidades ocultas y cualidades. Llegaron a Irlanda, cerca del 1 de mayo (la fecha del Festival de Beltaine), montados sobre nubes oscuras. Aunque las últimas versiones racionalizan este argumento diciendo que ellos mismos quemaron sus naves para prevenir la retirada, y las “nubes” eran el humo producido por los barcos incendiados.

La tradición pagana consideraba a los Tuatha De Danann como dioses venidos del cielo. Llegaron a Irlanda, lucharon con los Fir Bolg, los Fir Domnann y los Galioin, así como con sus dioses los Fomoré, y se convirtieron durante un tiempo en los únicos señores de Irlanda.

Conducidos por su rey, Nuada, lucharon en la Primera Batalla de Magh Tuiredh (Batalla de Moytura), en la costa occidental, en la cual derrotaron y desplazaron a los torpes y deficientemente armados Fir Bolg, quienes entonces habitaban Irlanda. Nuada perdió un brazo durante la batalla, que el curandero Dian Cecht reemplazó con un brazo de plata. Existía una ley que obligaba a los reyes de los Thuata a no tener ninguna deficiencia física, y debido a su mano ya no podía continuar como rey. Fue sustituido por Bres, el medio fomoriano, quien resultó ser un tirano. Entonces Miach le hizo un brazo de carne y hueso, y Nuada fue restablecido como rey.

Posteriormente, los Tuatha Dé libraron la Segunda Batalla de Magh Tuiredh en contra de los fomorianos. Nuada fue asesinado por el ojo venenoso de Balor, el rey de los Fomoré, pero Balor fue matado por Lug, que asumió el poder como rey.

Una tercera batalla tuvo lugar contra una ola subsecuente de invasiones, los Milesianos, de Galicia, al noroeste de la Península Ibérica, descendientes de Míl Espáine (de quienes se dice que representan a los celtas goidélicos). Los milesianos encontraron a tres diosas de los Tuatha Dé: Ériu, Banba y Fodla, que pidieron que la isla fuese nombrada en honor a ellas; Ériu es el origen del nombre moderno Éire, y Banba y Fodla todavía se utilizan a veces como nombres poéticos para designar a Irlanda.

Sus tres esposos, Mac Cuill, Mac Cecht y Mac Gréine, que eran reyes de los Tuatha Dé durante aquella época, pidieron una tregua de tres días, durante los cuales los milesianos se embarcarían a nueve olas de distancia desde la orilla de la isla. Los milesianos se conformaron con la petición, pero los Tuatha Dé crearon una tormenta mágica en una tentativa de llevarlos más lejos. El poeta milesiano Amergin calmó el mar con sus versos, y frente a su pueblo desembarcó y derrotó a los Tuatha Dé en Tailtiu. Los Tuatha Dé fueron exiliados al subterráneo en los montes de Sidhe por El Dagda.

Los Tuatha Dé Danann también lucharon contra la bruja Carman y sus tres hijos. Se dice que ellos introdujeron el uso de los carros de caballos y el culto druida en Irlanda.

Deja un comentario

holayolo sun
A %d blogueros les gusta esto:
yop