Luna llena en Sagitario

Sagitario es el Visionario, el Sincero, el Buscador. Esta luna llena destaca la Búsqueda arquetítpica y los primeros pasos tomados en el viaje del héroe.

Esta luna coincide con un eclipse lunar y es un buen momento para salir de nuestras zonas de confort y expandir los límites de lo que es posible en nuestras vidas. Es un buen momento para apostar por la libertad, para deshacerse de ataduras de las expectativas de los demás y para imaginar un mundo de aventura, aprendizaje y exploración.

Clarifica tus metas y deja que las flechas de la verdad den en el blanco. Sagitario está conectado a Artemisa, diosa de la caza y la luna, protectora de los espacios salvajes y de las muchachas. Ella valora su libertad e independencia, pero también está alineada con un aspecto filosófico y místico.

Éste es un buen momento para hacer magia para rechazar los confines del patriarcado, para reclamar la independencia y el valor para vivir como decidamos.

Artemisa, enseñame a rebelarme; a perfeccionar mi visión y adentrarme en lugares inexplorados con la intrépida confianza del buscador y el corazón del místico.

Diosas guía: Artemisa, Diana, Flidais, Fatna
Danielle Blackwood

Quizás quieras leer sobre: Diana

Ritual para la Claridad y la Intuición

La Luna Llena en Sagitario está en signo de Fuego. Sagitario es el signo buscador de la verdad. Es aventurero y atrevido.

Busca su filosofía y va al encuentro de la verdad. Por tanto, y aprovechando que en el mes de junio estamos en el eje Géminis-Sagitario, ambos signos mentales, vamos a seguir trabajando al igual que hicimos en el Ritual de Luna Nueva en Géminis, en aprovechar a aclarar la mente y aumentar la intuición para ir hacia donde deseamos.

En esta ocasión, vamos a utilizar un mineral y haremos un pequeño hechizo para que ésta se convierta en un amuleto que nos permita trabajar con él.

Necesitarás:

  • 3 velas. Colores: violeta, azul oscuro, amarillo o verde. Una mezcla de estos colores, o bien las 3 del mismo color.
  • Una sodalita o lapislázuli.
  • Incienso. Preferente narciso, clavel, malva, roble. Si no, el sándalo estará bien.
  • Un bol con agua.
  • Un papel y un rotulador, preferentemente azul oscuro.
  • Si trabajas con una deidad, una imagen y símbolos de la misma, además de ofrenda.
  • Primero y para centrarte, puedes darte un baño o ducha ritual. Durante el baño o ducha, visualiza que el agua se lleva todo lo negativo, tensiones, etc. Siéntete purificada.

Colócate ante el altar con todos los materiales. Toma unas respiraciones para calmarte y mantenerte enfocada.

Visualiza un círculo de llamas protector alrededor tuyo. Puedes llamar a los Elementos en este momento.

Enciende las velas, muy consciente del fuego, que purifica y da empuje a aquello que deseamos.

Prende el incienso, pasándolo alrededor tuyo y del altar. Disfruta con los sentidos de este momento.

Si trabajas con una deidad, es el momento de invocarla.

Una vez hayas reflexionado, escribe en el papel aquéllo sobre lo que deseas recibir verdad, para saber hacia dónde caminar.

Quema el papel en las velas, y cuando casi esté todo quemado, tíralo en el bol con agua.

Pasa la sodalita por el incienso, muy enfocada en que te de claridad. Puedes mientras tanto decir unas palabras, afirmar que deseas claridad.

Cuando lo sientas, da las gracias a los Elementales, a la Deidad (si trabajas con alguna), y cierra el ritual viendo como se desvanecen las llamas del círculo protector.

Duerme con la piedra bajo la almohada unos cuantos días.

Recuerda siempre después de un ritual tomar nota de sensaciones, palabras, etc. y los sueños de las noches posteriores.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.