Meditación del Espejo

A través del ejercicio con el espejo, entraremos a los dominios de la mente oscura, que al igual que el invierno, nos muestra lo que realmente somos.

Es un buen momento para trabajar esta meditación en una luna fria, es la primera Luna del año, su energía nos impulsa a enfocarnos en los nuevos principios, en los objetivos que queremos alcanzar durante este año. Enero es un mes climatológicamente frio y duro.

Quizás quieras ver tambien: Luna Fría

Con el ejercicio del espejo, vamos a reflejarnos como en un río, vamos a ver la imagen de lo que somos hoy. Vamos a “arriesgarnos” a ver lo que somos por dentro (concentrándonos en los ojos) y lo que somos por fuera (concentrándonos en el rostro). Con este ejercicio comenzaremos a conocer nuestras sombras y las entenderemos. Esto es canalizar nuestro potencial destructivo hacia algo creativo.

Consagra tu espejo (no importa que sea luna Llena, aunque sería mejor). Prográmalo para que te diga lo que necesitas saber y no lo que quieres escuchar, de esta forma trabajaremos la cualidad del Agua que es la del dominio del inconsciente, empezar a enfrentar nuestros rincones oscuros en la mente y los sentimientos.

Una vez que hayas hecho esto, sal con él en la Luna Llena al jardín, patio o azotea de tu casa y colócalo de manera que refleje la luna y tu cara al mismo tiempo. Si lo haces en otra fase lunar, como en la luna nueva, o no tienes un lugar para salir a hacerlo, entonces ilumínate con una vela entre tu rostro y el espejo. Trata de verte directamente a los ojos el mayor tiempo posible, esto no quiere decir que no pestañees sino que no distraigas tu vista del ejercicio.

Al principio solamente verás tu rostro, las imperfecciones que tienes, notarás que un ojo es más grande que el otro y cosas así, pero conforme te vayas concentrando y profundizando en la mirada, encontrarás los mensajes que pediste.

Si no te sientes a gusto, sientes miedo de lo que ves o de lo que hay alrededor, hazlo dentro de tu casa y con una luz ligera. Sin embargo, deberás acostumbrarte a irla cambiando progresivamente hasta hacerlo sin luz. El espejo te mostrará tu interior y te enseñará cosas que debes conocer. Si aun así sientes miedo, déjalo en tu cocina atrás de la estufa para que cada vez que vayas a cocinar lo contemples, se empiecen a conocer y se purifique.

Límpialo con incienso o en un refractario cubierto con sal terminando cada meditación.

Para guardarlo hazle una bolsa de color morado (transmutación). Nadie más que tú debe reflejarse en él, ya que es una puerta a tu inconsciente.

No realices este ejercicio seguido, yo te recomiendo que lo hagas cada 6 meses aproximadamente.

Luna Llena del Lobo (enero): en el frío intenso y las nieves gruesas del pleno invierno, las manadas de lobos aullaban en las afueras de las aldeas indias. Así fue cómo se le dio el nombre para la Luna llena de enero. A veces también era nombrada como la Luna Vieja o, la Luna después de Yule (Navidad). Algunos la llamaron la Luna Llena de Nieve, pero la mayoría de las tribus aplicó este nombre a la siguiente Luna Llena de febrero.

Es la primera Luna del año, su energía nos impulsa a enfocarnos en los nuevos principios, en los objetivos que queremos alcanzar durante este año. Enero es un mes climatológicamente frio y duro.

A menudo las manadas de lobos vagaban y aullaban hambrientos fuera de las villas de los indios,entre las nieves del invierno y así la luna llena de Enero se le conoció

Deja un comentario

holayolo sun
A %d blogueros les gusta esto:
yop