Pociones mágicas

La Elaboración de Pociones es una habilidad adquirida que poseen todas las brujas y los hechiceros para fabricar brebajes con propiedades mágicas que pueden ser utilizados para una miríada de cosas, desde potenciar los efectos de ciertos conjuros, hasta funcionar individualmente como la versión líquida de un hechizo.

En el sentido más simplista posible se puede decir que una poción es el resultado final de la mezcla y cocción de varios elementos que por separado podrían ser considerados ordinarios, pero juntos pueden producir variados efectos mágicos.

Las pociones están compuestas principalmente de hierbas, plantas, semillas y polvos, y dependiendo de su preparación y los ingredientes utilizados su textura, sabor y apariencia pueden variar. Algunas pociones tienen sabores y olores sutiles, estas por lo general están hechas a base de plantas y semillas y cualquier rastro de sabor puede ser fácilmente eliminado utilizando licor, frutas o cualquier otro elemento que la puede hacer más apetecible sin cambiar su estructura mágica (el efecto provocado por ciertos ingredientes en concreto) y parecer estéticamente ordinaria, como un elegante cóctel, por ejemplo.

Otros brebajes no tienen este privilegio, algunas pociones requieren de ingredientes menos aromáticos y más elementos desagradables. Este tipo de pociones por lo general suelen ser poco apetecibles, sus colores son terrosos y su textura un tanto grumosa, y dado que sus usos tienden a ser estrictamente para seres mágicos no es necesario enmascarar el hecho de que son pócimas con suplementos mundanos.

Las pociones vienen en muchas formas, principalmente líquidas, otras espesas y algunas ni siquiera son tomas; existen pociones gaseosas que pueden ser contenidas en pequeños viales y liberadas como humo una vez son destapadas, otras pueden ser preparadas como ungüentos y cremas, y algunas no necesitan de complejas elaboraciones para producir efectos; sólo unas cuantas hierbas mezcladas en seco con el hechizo adecuado pueden surgir efecto. Esta última preparación solía ser usada por las brujas curanderas en otras épocas, en las que su brujería podía pasar

Dentro de la hechicería una bruja puede utilizar diferentes tipos de bebidas o brebajes, para hacer cambios a voluntad. Este instrumento mágico puede ser utilizado para alterar la conciencia, para meditaciones, para generar algún tipo de hechizo, para sanar e incluso envenenar. Se emplea la magia junto con la mezcla de sustancias o plantas, dentro de los diferentes tipos de bebidas utilizadas existen los elixires, macerados, pócimas, tinturas, infusiones, decocciones.

Poción o pócima vine del latín potion que significa bebida, son mezclas mágicas que se preparan comúnmente en un caldero (ollas, cazos) y son usadas para crear diversos efectos en el bebedor. Las pociones pueden tener usos medicinales, puede ser una poción letal, o simplemente puede dar a la persona que bebe cualidades diferentes como por ejemplo más fuerza o inmunidad ante varias situaciones. Todas las pociones varían en efectos, naturaleza, dificultad, modo de preparación e ingredientes necesarios. Eran utilizadas desde tiempos muy antiguos principalmente por curanderos, brujas, chamánes, y han sido parte fundamental en películas e historias de magia.

Para la realización de tus pociones mágicas es importante conocer las propiedades mágicas de las plantas, frutas, raíces, cortezas, a utilizar. Como en todo hechizo hay que despertar el poder de cada ingrediente y realizar tu pócima con la firme convicción de lo que estas haciendo sucederá.

Quizás quieras consultar nuestro apartado de plantas: Herbolaria

Para realizar tus pociones mágicas necesitarás una base líquida como el agua, leche, vino o bebida alcohólica, un caldero o una olla y utilizaremos el fuego como elemento de transmutación.

Quizás quieras leer sobre: Caldero para pociones
Quizás quieras consultar nuestras: Recetas para pociones

30 comentarios en «Pociones mágicas»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.