Magia de Cuerdas (magia con nudos)

El uso de cordones y cuerdas en la magia es muy antiguo, comenzando desde la magia de cuerdas practicada por los magos egipcios hasta los encantamientos con nudos utilizados por las brujas medievales para desatar tormentas. La magia de cuerdas sigue siendo una práctica muy extendida en la Brujería moderna, utilizándose de varias formas como el Handfasting (Unión de Manos, ritual de matrimonio pagano) o las Iniciaciones. Un uso común es en la creación de hechizos.

La magia de cuerdas (o magia de nudos) es una forma simple pero efectiva de trabajar con magia. Lo único que necesitas para practicar este tipo de magia es una cuerda de al menos 1m. Algunos de los Practicantes usan cuerdas de unos 3m que llevan alrededor de la cintura para colgar sus herramientas ritualísticas. Esta cuerda se convierte también en un círculo de protección.

El principio detrás de la magia de cuerdas es simple. Haces nueve nudos en la cuerda con un patrón específico y según haces esto, tus propósitos quedan en esa unión y por lo tanto, un hechizo queda en la cuerda. La cuerda se conserva hasta que el hechizo haya funcionado o bien y más comúnmente, hasta que los nudos hayan sido deshechos uno por uno bajo ciertas fases lunares. Por ejemplo, si quieres atraer algo a tu vida  los nudos serán realizados en Luna Nueva y la cuerda se guardará en un lugar seguro y,  en los  nueve días antes de la Luna Llena se desharán los nudos, uno por cada día, terminando con el último nudo el mismo día de la Luna Llena. Si el hechizo es para alejar algo de tu vida, los nudos han de hacerse justo después de la Luna Llena, cuando está en fase Menguante o decreciente, y se desharían en los nueve días anteriores a la Luna Nueva, terminando con el último nudo en la noche sin Luna (Luna Nueva)

Método

Escoge la cuerda del color que veas necesario para tus propósitos mágicos y la Fase Lunar que se adapte mejor a la Magia requerida.

Quizás quieras leer sobre: Colores para la magia, Fases lunares para la magia

Crea tu círculo de la manera usual y, si fuera posible, cuando esté preparado enciende un poco de Incienso Purificador. Relaja tu cuerpo y concéntrate en tus intenciones. Sitúa y centra tu ser como lo harías con cualquier trabajo mágico. Sostén tu cuerda en el humo del Incienso para purificarla y limpiarla de las influencias pasadas. Piensa sobre tu propósito e imprégnala de buena energía. Ata los nudos según el orden del diagrama que aquí se muestra. Al atar el último nudo, el noveno, toda la energía fluye por la cuerda y sus nudos. Vemos finalizado el objeto de nuestro trabajo mágico. El poder ha sido invocado y ahora está almacenado.

Con cada nudo que hagas, concéntrate en la razón por la que estás efectuando el conjuro. Es recomendable que ates un hilo rojo al segundo nudo para que te ayude a recordar en qué orden los hiciste para cuando los deshagas.

——————————-x———————————

x—————————–x———————————

x——————————x—————————–x–

x—————x————–x——————————–x

x—————x————–x—————x—————x

x—–x——-x—————x—————-x—————x

x—–x——-x—————x—————-x——-x——-x

x——x——-x——x——–x—————x——-x——-x

x——x——x——-x——–x——-x——x——–x——-x

 

Mientras hagas los nudos recuerda concentrarte en tu propósito y visualiza el poder que estás invocando.

Esta rima tradicional suele cantarse mientras se efectúa la Magia de Cuerdas. Cada frase es pronunciada con su correspondiente nudo:

“Con el primer nudo, comienza este conjuro”
“Con el segundo nudo, se hace realidad”
“Con el tercer nudo, que así sea”
“Con el cuarto nudo, este poder guardo”
“Con el quinto nudo, vive este conjuro”
“Con el sexto nudo, fijo este conjuro”
“Con el séptimo nudo, atrás dejo el pasado”
“Con el octavo nudo, se hará destino”
“Con el noveno nudo, lo que he hecho es mío”

Conserva esta cuerda cerca de ti, mantenla resguardada en una bolsita negra o envuelta en algún material que sea negro hasta que llegue el momento de liberar el poder que contiene. No le hables a nadie del conjuro para mantener tu creencia en lo que has hecho y funcionará.

Aunque hayas hecho los nudos todos a la vez en un mismo ritual, deben ser deshechos uno por uno según se vaya acercando la Fase Lunar correspondiente y durante la noche; de esta manera el poder se liberará de forma equilibrada. Deben deshacerse en el mismo orden en el que fueron hechos; por esta razón es importante que marques el segundo nudo.

Finalmente, en la primera noche enciende una vela y algo de incienso y sostén la cuerda en tus manos, balanceándola para activar la energía y visualizando tu propósito.  Cuando consideres que ha llegado el momento, deshaz el PRIMER nudo. Vuelve a guardar la cuerda en su bolsa y mantenla cerca de ti. La segunda noche, deshaz el SEGUNDO nudo de esta misma manera y continua de esta forma hasta la noche de la Fase Lunar correspondiente y de el NOVENO y último nudo. Cuando vayas a deshacer este último nudo, hazlo con un GRITO.

Quizás quieras leer sobre: La Escalera de la Bruja

Deja un comentario

holayolo sun
A %d blogueros les gusta esto:
yop