¿Quien fué George Pickingill?

El viejo George Pickingill (c. 1813 – 10 Abril 1909) fue una de las primeras personas en postular que la brujería era una religión, por los componentes que esto usaba dentro de su coven, sus creencias y su organización…

Pickingill (o Pickengale o Pitengale) fue un «cunning man» (hombre con sabiduría de su entorno y el uso de plantas, como un brujo) inglés y trabajador agrícola que vivía en el pueblo de Canewdon en Essex, que se ha convertido en una figura importante y controvertida en el paganismo moderno y la Wicca. Los detalles de su vida son escasos y se cuestionan las diferentes interpretaciones de su significado.

«Old George», como lo llamaban las personas, fue un brujo hereditario, lo cual le trajo problemas porque muchos detractores le reclamaban investigar su ancestralidad, el cual él afirmo provenía de los tiempos de “Julia – La Bruja de Brandon” quien vivió en un pueblo al norte de Thetford en Norfolk .

Según el folclorista Eric Maple, era el «maestro» de un supuesto grupo de brujas tradicionalmente asociado con Canewdon, además de realizar actividades más propias de un «hombre con sabiduría» tradicional, como curar dolencias menores y encontrar objetos perdidos.

Otras autoridades, como el australiano Bill Liddell (aunque no es ampliamente aceptado entre los wiccanos) lo han reclamado como una fuente de la Wicca moderna y lo han retratado como una bruja hereditaria modernizadora que reformó el oficio, fundó nueve aquelarres e introdujo el novedad del liderazgo femenino en el contexto inglés.

Había un lado aún más siniestro en aquel viejo George que se hizo notorio. George tenia un intenso disgusto por el cristianismo y su establecimiento en general… incluso conspiró con cultos satánicos para acelerar lo que eran sus intenciones.

Al contrario de la creencia popular, muchos artículos mal informaron sobre la brujería, abundaron y escandalizaron a la prensa durante esas épocas. Las brujas no creen en el culto al diablo, ni tampoco invocan a Satán durante sus rituales para llevar acabo hazañas malignas. Satán o el diablo son productos del Cristianismo y no tienen nada que ver con la Antigua Religión. La Antigua Religión había sido practicada bastante antes que el Cristianismo apareciese. Teniendo esto en mente, los ancianos del arte tenían buenas razones para objetar lo que el Viejo George seguía defendiendo, prefiriendo guardar discreción ante la indeseable atención que estaba generando.

Para proteger la imagen en contra de esto, los ancianos de la Tradición Hereditaria del Este de Inglaterra conspiraron para desacreditar cualquier reclamo hecho por Gardner u otros preocupándose por la supervivencia de las Brujas Hereditarias. Esto en parte involucró la extirpación de mucho de los rastros del Viejo George y sus 9 Covens como fuese posible. Como resultado, la verdadera importancia de las contribuciones a la supervivencia de la Brujería del Viejo George nunca podrá ser determinada con precisión.

Los Nueve Covens fueron supuestamente reunidos nuevamente como un consejo de ancianos por Pickingill en aproximadamente 1840. Entre los miembros posteriores de estos aquelarres había una gran cantidad de luminarias de la brujería moderna, incluido Aleister Crowley (quien aparentemente fue expulsado por mal uso del arte) , Gerald Gardner, Doreen Valiente y Sybil Leek, quienes formaron sus propios aquelarres siguiendo sus interpretaciones modernas de las antiguas tradiciones.

Pickingill también es afirmado por Liddell como un actor importante en los círculos esotéricos del siglo XIX, en particular una gran influencia en la Societas Rosacruz y la Orden Hermética de la Golden Dawn, aunque finalmente rompieron con él por su creciente reputación de satanismo y magia negra.

La muerte de Pickingill atrajo la atención de la prensa nacional. Tanto en Essex Newsman como en The Times se afirmó que «se creía que era el hombre más viejo de Inglaterra»; estas publicaciones registraron su edad como 106. La historia también fue recogida por el periódico neozelandés The Star, en el que fue descrito como «el hombre más viejo de Inglaterra».

Según Maple, Pickingill dejó «un legado de mitos que es curiosamente ajeno a la tradición general de las brujas. En todas las historias que se cuentan de Pickingill hay una sutil corriente subterránea de horror que uno encuentra difícil de precisar. Posiblemente se deba al hecho de que muchos de los que relatan los relatos conocían al hombre y experimentaron un terror tan silencioso cuando se cruzó con ellos en la calle del pueblo «.

«[George Pickingill] era más famoso en su apogeo que Crowley en el suyo. El viejo George fue reconocido como la mayor autoridad viviente del mundo en brujería, satanismo y magia negra. Fue consultado por ocultistas de todos los matices y tradiciones que venían de todas partes Europa, Inglaterra e incluso América «.

Bill Liddell, 1974.

30 años después del fallecimiento del viejo George, sus 9 covens seguirían vigentes y en uno de ellos el New forest coven se iniciaría quien predicara la brujería como una forma de religión y la haría pública a nivel internacional.

Quizás quieras leer sobre: Gerald Gardner, Doreen Valiente, Aleister Crowley

Deja una respuesta