Palo de Mayo

En la fiesta celta, la Bhealtaine (fuego brillante) es la segunda celebración mayor del año, es la época del tradicional Palo de Bel, simbol unión del Dios y la Diosa, es una fiesta de fertilidad. Recordemos que el celtismo y el druidismo giran en torno a los árboles, eran nuestros grandes acompañantes, protectores, generadores de vida, donde sabiduría natural y simbolismo se dan la mano.

Se escogía un árbol, se le cortaban las ramas y se clavaba en la tierra para simbolizar la introducción del miembro viril del dios en las profundidades de la diosa. Simbólicamente hablando, es la época en la que el joven dios despierta su virilidad, desea a la diosa, se enamoran, se unen y queda embarazada. La energía de la primavera ha alcanzado su punto máximo. La Diosa se une al Dios astado Bel o Beleño, para celebrar los placeres divinos de la Tierra, marcando así el regreso de la vitalidad, la pasión y la esperanza. Es tiempo de gozo y prosperidad, de fiesta y alegría, casamientos, creatividad y magia sexual.

Se escogía a una “Doncella de la Flor”, representante simbólica de la Diosa en uno de sus triples aspectos de transformación, de virgen a madre, y un joven verde símbolo del joven dios que está despertando su virilidad. En medio de un ritual de música y danza se simulaba la cópula de la diosa en torno al árbol de Bel (tronco de abedul en Gales, espino en Gran Bretaña, acebo en Irlanda o sauce, álamo en España, pero todos ellos representando el atributo fálico).

El fuego guirnaldas de flores en el pelo, semillas, culto al amor y la sexualidad y la fiesta del “Palo de Mayo” -en el que se baila y se teje o se trenza  como si fueran pactos, con las cintas de colores alrededor de un palo y cada cinta simboliza un deseo. Y la danza despierta múltiples deseos de prosperidad, fortaleza, salud, sexualidad, amor, belleza, creatividad, abundancia, descendencia, a saber..

En los territorios celtas (Europa, los Países del Este, casi toda la Península Ibérica y parte de Italia, y los escandinavos) desde hace miles de años se hacían las fiestas del Palo de Bel, comenzando en la noche del 30 de abril pues los celtas celebraban al salir la luna, y se llamaba La Bhealtaine, que da nombre al mes de mayo celta. El Palo de Mayo hace referencia al miembro viril de Bel el dios sol, Beleno, Beleño en Asturias. Belisana es su consorte, la diosa de las flores y la luminosidad. Bel es una raíz celta que significa brillo. El tótem del árbol en épocas de druidas y druidesas era casi siempre el roble. Se celebra la exaltación del amor de pareja y la fertilidad de las gentes, el ganado y los campos.

En España lo conocen en nuestros días como la Maya, Los Mayos o el Mayo, Maybun en alemán, Maypole en inglés, Belotenia en galés, Balta en lusitano, (de ahí mar Báltico, mar brillante), Ami de Calan, etc.

Al tiempo, los fenicios celebraban La Mayumea, cantando desde un montículo Los Mayos al amanecer para recibir a las flores de la primavera, florida y luminosa. Esta tradición fenicia se hizo griega y posteriormente romana. Era una fiesta de carácter femenino, consagrada a la diosa Maia o Maya, (en griego significan joven madre). Maya es la diosa madre hindú. De aquí viene el nombre del mes, el mes de mayo o mes de las flores.

La danza del “palo de mayo” está naturalmente asociada a la fertilidad. Como en todas las viejas tradiciones, hay numerosas variantes de la danza del “palo de mayo”. En la más difundida de estas versiones los bailarines formaban un círculo en torno de un mástil decorado como “palo de mayo” con flores, cintas coloreadas, banderas y otros emblemas. En ciertas ocasiones, cada uno de participantes danza en torno del mástil teniendo una de las cintas coloreadas. Las cintas se entrecruzan según los pasajes de los bailarines formando una especie de tela de araña o entretejiendo una envoltura coloreada del mástil. Luego se invierten exactamente los pasos y las rondas para deshacer esta envoltura.

El “Palo de Mayo” representa un símbolo fálico pagano. Los árboles siempre fueron un símbolo de vitalidad y fertilidad de la naturaleza. El “palo de mayo” simboliza la sexualidad y la vida del Dios itifálico (dios con el pene erecto); se lo decoraba con flores y con guirnaldas. El dios itifálico pagano está asimilado al dios greco-romano Pan, que es un símbolo de la fertilidad y de la vida del bosque y de la caza.

Danza de mayo, danza folclórica: Por lo general, se realizan el 1 de mayo y también se producen a mediados de verano en Escandinavia y en otros festivales en otros lugares. Se distribuyen ampliamente a través de Europa, por ejemplo, “Sellenger’s Round” en Inglaterra, el baile del cordón de España, y también se encuentran en India. Se realizaron bailes de cinta similares en la America Latina precolombina y luego se integraron en danzas rituales de origen hispano. Los Maypoles también pueden aparecer en otras danzas rituales, como en la  ezpata danza vasca, o la danza de la espada.

Nicaragua: las artes nicaragüense palo de mayo La música (“maypole dance”) también es popular en la región y se reconoce fácilmente por su ritmo incesante. Inspirado por los británicos, el festival anual Maypole de un mes de duración en Bluefields es una amalgama de tradiciones europeas y afrocaribeñas centradas en un mayo decorado; las festividades incluyen desfiles, disfraces

 

En México:

Yucatán Danza de las Cintas ejecutada bajo de las ramas de un árbol sagrado para los Mayas, la ceiba, y fue tomada en “Momentos Sagrados Mayas”. El origen del Baile de las Cintas es europeo. Se inició en Bavaria en el siglo XIV con el nombre de Maiphahl (Palo de Mayo) y también se conoce como el baile de Palo de Mayo, o Maypole. Llegó a España durante el reinado de Carlos V y fue conocido como la Danza del Cordón.

La siguiente parada en su migración a Yucatán fue el estado de Veracruz, pasando por Puebla, Jalisco e Hidalgo, con cada grupo regional dando a la danza su propio toque especial. Por último, llegó a Yucatán con los inmigrantes austro-húngaros quienes llegaron aquí durante el gobierno de Maximiliano.

La danza es parte tradicional de una vaquería, un festival que se celebra en los ranchos de ganado para honrar a los vaqueros de la región. Se inicia con la búsqueda y preparación de un tronco de árbol, una ceiba, si es posible, o otro árbol propicio para el palo de mayo, de 5 a 6 metros de altura. Se coloca en la posición deseada con cintas atadas a la parte superior del palo. Diez o más bailarines, alternando hombres y mujeres, bailan hacia el palo, y cuando llegan al palo cada uno toma una cinta, formando un círculo alrededor de la base. En Yucatán se toca la música de una “jarana”, en ¾ tiempo, y los bailarines tejen alrededor del palo, uno alrededor del otro, en una compleja serie de pasos que parecen totalmente aleatorios, pero que no lo son; el resultado final es una hermosa trenza tejida alrededor del palo, de arriba hacia abajo. Luego, repiten los pasos en reversa, y destrenzan las cintas, todo esto se hace a tiempo con la música. Por último, dejan el palo y bailan hacia el lugar donde la vaquería se llevará a cabo. Hoy en día, esto normalmente sucede fuera del palacio municipal de pueblos y ciudades de todo Yucatán. Hay pocos espectáculos de danza regional que puedan superar el alegre espíritu del Baile de las Cintas.

Quizás quieras leer sobre: Beltane, El Dios Belenus

Deja un comentario

holayolo sun
A %d blogueros les gusta esto:
yop