Símbolo Ankh

Símbolo: Ankh, Anj (ˁnḫ), cruz ansada, crux ansata en latín, la “llave de la vida” o la “cruz egipcia”

¿Qué significa?

Es un es un jeroglífico egipcio, símbolo de la vida eterna, el amuleto de Isis, es la fuerza vital que corre por toda la creación, la búsqueda de la inmortalidad, el paso de un reino al otro, la unión entre la vida y la muerte, la fecundación de la Tierra por el Sol, símbolo del macho-hembra egipcio (Isis-Osiris), de la sabiduría e iniciación.

En Egipto, durante el período tardío, se habló el «copto» derivado del griego, con la adición de varios caracteres especiales y se llamó así porque fueron los cristianos egipcios quienes utilizaron este tipo de escritura. El copto permitió establecer la correspondencia entre los jeroglíficos egipcios y la pronunciación de las palabras que éstos representaban. Por ejemplo, el jeroglífico ☥significaba vida. En el idioma copto, «vida» se decía ankh; así pues, cuando vemos el signo ☥podemos estar razonablemente seguros de que se pronunciaba ankh.

Según Elena Petrovna (E.P.), la palabra Ankh en hebreo, con el sufijo personal, significa “mi vida” – mi ser – que “es el pronombre personal Anochi”, derivado del nombre de la Diosa egipcia Anouk. La cual es una forma de Isis, de la diosa de la Vida.  Petrovna nos dice también que los egipcios simbolizaban el Ankh, “la vida” por la cruz ansata la cual es sólo otra forma de Venus (Isis) y significaba, esotéricamente, que la humanidad y toda la vida animal había salido del círculo espiritual divino y había caído en la generación física masculino-femenina. Este signo tiene, desde el fin de la Tercera Raza, el mismo significado fálico que el “Árbol de la vida” en el Edén.

En las representaciones de ritos funerarios la sujetan por arriba a manera de llave que abre el reino de los difuntos. Los egipcios cristianos adoptaron el ankh para aludir a la Cruz de Cristo como fuente de vida.

En el libro egipcio de los muertos se dice que el Ankh engloba en sí misma los tres poderes elementales de la creación: Amón-Ra, el sonido que provocó la creación (Reh); y el agua del Nun (el agua del caos)

¿De dónde provino?

El origen del símbolo Anj no es del todo bien conocido pero se observa con la escritura jeroglífica egipcia. El Ankh fue tomado por los hebreos de los egipcios y fue introducido al lenguaje por Moisés, que estaba instruido en la sabiduría de los sacerdotes de Egipto junto con muchas otras palabras místicas.

Conformación del símbolo

La “T” de la parte inferior del Anj representaría, estilizados, los atributos sexuales masculinos, mientras que la parte superior en forma de óvalo, lazo, asa o ansa representaría el útero o el pubis de la mujer, como reconciliación de los opuestos; podría simbolizar la reproducción y la unión sexual. La unión de muerte y nacimiento.

¿Qué otras connotaciones tiene?

La cruz ansata es el signo astrológico y astronómico planetario de Venus “significando la existencia de la energía parturienta en el sentido sexual, siendo éste uno de los atributos de Isis, la Madre, y de Eva, Hauvah, o la Madre-Tierra; y así era reconocido por todos los pueblos antiguos en uno o en otro modo de expresión” (De un manuscrito kabalista moderno). E.P.

Es el símbolo del sexo femenino y el símbolo alquímico del cobre. Tiene similitudes a las muñecas ashantis de la fertilidad llamadas “Akwaba”

¿De qué estaba hecho?

El amuleto Ankh tradicionalmente estaba hecho en turquesa, se puede pintar en azul oscuro, como el lapislázuli y también en azul turquesa, así como en sodalita azul oscuro o en howlita azul.

¿Cuáles son sus usos?

Como amuleto, se utiliza el Ankh para una larga vida, para la energía, para la estabilidad en las relaciones o en cualquier aspecto de la vida y como portador de suerte. Se le colocaba en el cuello de los enfermos como amuleto que restablecía la fuerza vital.

Para la adivinación, el Ankh significa éxito a través de la creatividad personal, así que se deberá recomendar perseverar en un camino aunque parezca poco prometedor; revivir o reanimar una relación que estaba estancada, en vez de abandonar.

El Ankh aconseja elegir una visión de las relaciones o las empresas que darán resultados más a largo plazo, en vez de la opción más emocionante o la que ofrece resultados más inmediatos.

La perseverancia es la clave

Deja un comentario

holayolo sun
A %d blogueros les gusta esto:
yop