Simbología del Árbol de la vida

Nombres: árbol de la vida, árbol sagrado, árbol del mundo

Origen

A lo largo de la historia de la humanidad, el hombre a intentado explicar de dónde proviene la vida y el ciclo que de esta se genera. Derivado de lo anterior con el paso de los años surgieron algunos mitos, arquetipos, concepciones, filosofías y religiones para tratar de explicarlo.

Se dice que las primeras referencias del árbol de la vida se tienen en la Biblia, al principio del Génesis en el jardín del Edén donde, según los católicos, todo comenzó. Sin embargo, vemos que se han encontrado indicios de esta simbología en culturas mucho más antiguas como en el norte de Inglaterra durante la Edad del Bronce, en donde se hallaron algunas tallas.

La expresión «árbol de la vida» es una metáfora y modelo de investigación utilizado para estudiar acerca de la evolución de la vida y las relaciones entre los organismos, tanto vivos como extintos, como lo describe Charles Darwin en “sobre el origen de especies”.

El árbol de la vida y los elementos están estrechamente relacionados. Fuego (luz), Tierra (nutrientes), Aire (interrelación de comunicación con el medio ambiente) y Agua (esencia vital para crecer) combinan sus fuerzas para crear la maravillosa vida que da poder al árbol de la vida.

Representación

Como primera instancia representa la conexión de nosotros con el mundo que nos rodea. También representa el crecimiento y la fuerza que adquirimos a lo largo de nuestra vida para obtener conocimiento y nuevas experiencias

Asirios

Referente a la familia, el árbol de la vida hace referencia a las generaciones porque un árbol nace de una semilla, crece, se ramifica y luego en algún momento crea un fruto dando vida a la próxima generación, para iniciar así un nuevo ciclo.

En relación con la religión tenemos diferentes interpretaciones acerca del significado del árbol, pero todas en esencia tienen la misma concepción, por ejemplo, para los católicos representa la relación de la existencia humana con el Creador, provee de la inmortalidad, es el estado inmaculado de la humanidad cuando era libre de corrupción y pecado original antes de su caída.

Para los celtas los árboles eran muy importante porque proporcionaban a las personas comida, refugio y calor. Para ellos es la naturaleza adorada a través de este símbolo, y representa la esencia de la vida y su comunicación con la tierra y el cielo.

Egipcios

Los egipcios, consideraban que los primeros dioses habían surgido del árbol de acacia de Iusaaset, el árbol de la vida en otras mitologías, y se referían a él como el «árbol en el que están encerrados la vida y la muerte». Oriente era la dirección de la vida, mientras que Occidente era la dirección de la muerte y el inframundo.

En el hinduismo se dice que, durante la destrucción cíclica de la creación, cuando toda la tierra estaba envuelta por las aguas, akshaya vata (el eterno árbol de Banyan) no se vio afectado. Este árbol representa esa parte de nosotros mismos que se mantiene pura a pesar de las situaciones difíciles.

En Cábala, el árbol de la vida está formado por diez esferas, las sefirot, con veintidós senderos interconectados que representan los aspectos femenino y masculino de la creación; y e equilibro entre los dos.

Nórdicos

Por otra parte, los asirios utilizaron una serie de líneas y nodos entrecruzados para representar el árbol de la vida. El significado de este símbolo es multivalente (tiene muchos significados diferentes)

En la mitología nórdica, el árbol de la vida aparece como un árbol mundial (Yggdrasil). Ese era un gran fresno, parado en el centro del cosmos.

Si te interesa conocer más acerca del Yggdrasil, aquí

Según los mayas, una montaña mística en la Tierra ocultaba el cielo. El Árbol del Mundo conectó el Cielo, la Tierra y el Inframundo; y en el centro se ubica la fuente de toda la creación. Todo fluía desde ese lugar en cuatro direcciones al Norte el hogar de los Dioses, al Sur el lugar de los muertos, la Tierra el hogar de los vivos.

México

Uso del símbolo del árbol de la vida

Lo podemos utilizar en talismanes para restaurar nuestra fuerza y ​​equilibrio. Para cuando se quiera buscar el desarrollo espiritual con el objetivo de alcanzar la iluminación espiritual.

Con el simple hecho de verlo, nos recuerda que somos individuos maravillosos que podemos resistir las dificultades y las amplias experiencias en la vida que nos hacen ser quienes somos.

Quizas quieras leer sobre: Qabalah, Arbol de la Vida de la Kabbalah