Earthing

 

Conectando a de raíz.

Hace unos días me encontraba paseando por la ciudad con una amiga y decidimos sentarnos frente a una gran fuente y disfrutar del día soleado con el viento entre los arboles; y por un momento nos sentimos en otro lugar, esa sensación de libertad y de ser parte de algo nos brindo bienestar, nos sentimos relajadas y, personalmente, puedo decir que me cargó de energía.

Cuantas veces el cansancio, el estrés, los dolores de cabeza, las prisas y el mal humor son parte de nuestra rutina diaria, nos enfermamos más, ya no conectamos con el mundo.

La razón es simple, bloqueamos la conexión con la tierra, el asfalto cubre la mayoría de los espacios que habitamos (sobre todo en las ciudades), la tecnología que se ha vuelto vital, los aparatos electrónicos, especialmente los inalámbricos crean campos electromagnéticos (electropolución) que puede deteriorar nuestra salud. Algunos ejemplos son el módem inalámbrico, celulares, cables de electricidad entre las paredes, la computadora y microondas.

Entre los síntomas provocados por los campos electromagnéticos están: Cansancio, dolores de cabeza, falta de concentración, problemas de memoria, dolores corporales, ansiedad y problemas para dormir. Incluso las personas híper-sensibles a la electropolución (contaminación electromagnética) pueden sufrir enfermedades crónicas por su causa.

El ser humano no evolucionó para usar tenis de marca o vivir en asfalto, evolucionó para funcionar en la tierra, comenzamos como cazadores y trabajando la tierra. El simple hecho de poner los pies descalzos sobre la tierra por unos minutos, ayuda al cuerpo a eliminar toda la contaminación electromagnética, así que intento caminar descalza por el pasto o tener contacto con la tierra seguido.

El tema de “Earthing” simplemente confirma que poner los pies en la tierra te protege a varios niveles. Earthing es el simple hecho de conectarse con la tierra. Ya sea, a través de un baño en el río o playa, caminar descalzo en el parque o la arena o utilizando una herramienta que extienda la energía de la tierra hasta nuestro hogar.

¡Todo es energía¡, la carga magnética de la tierra al conectar al cuerpo por medio de la piel mejora su funcionamiento, las partículas eléctricas llegan a la tierra desde el sol por medio de los rayos, estos van cargando a la tierra de electricidad y al andar descalzos esta carga entra a nuestro cuerpo y viaja por los tejidos.

La piel es un excelente conductor, en especial la planta de los pies. Recuerdas esa paz al caminar por la arena, escuchando las olas o al recostarte en el pasto y jugar a encontrarle forma a las nubes.

Puedes crear esta conexión en casa, armando un jardín o con cataplasmas de tierra y reposar tus pies ahí, creando un jardín vertical en casa (el contacto y cuidado de las plantas), escapando unos días para acampar o nadar, o quizá tomar tu libro preferido y buscar un lugar tranquilo en alguno de los parques o bosques de la CDMX, puede ser los dinamos, el desierto de los leones, el bosque de Chapultepec, hasta la Alameda, encuentra una buena sombra y siéntate en la tierra.

holayolo sun
A %d blogueros les gusta esto:
yop