La sincronicidad y la magia

El término sincronicidad se lo debemos al psicólogo Carl Gustav Jung, quien en el siglo XX hizo estudios sobre ciertos aspectos del inconsciente y llegó a la conclusión de que existe un tipo de reacción que no es casual y que se encuentra entramada en cierta sincronicidad, es decir que las acciones y reacciones del entorno están inmersas en un campo en común que hace que este campo pueda ser analizado y corroborado más allá de la casualidad.

Para la magia la casualidad no existe, la sincronicidad es lo que aparece en el momento justo en una determinada situación. Según Jung la sincronicidad es

«la simultaneidad de dos sucesos vinculados por el sentido pero de manera acausal»

es decir que hay un suceso y otro que están comunicados por un sentido. Ese sentido sólo es conocido por aquel que vive la sincronicidad  y que sabe analizarla.

Esa sincronicidad es utilizada por los brujos para  interpretar la realidad, el brujo o mago tiene acceso al origen de la sincronicidad y puede interpretar los signos que el universo le envía, por medio de esta interpretación puede realizar muchos prodigios, desde saber lo que va a suceder en el futuro hasta interferir en la realidad con su energía de mago.

La sincronicidad además está presente en todas las mancias, ya que lo que se presenta es una respuesta específica a la pregunta del mago o del consultante. Por ejemplo en el Tarot, las cartas que salen en una tirada responden a lo que se convocó en la pregunta del consultante.

Conceptos básicos sobre Sincronicidad y Magia

Esquema de la sincronicidad elaborado por Jung

Qué es la sincronicidad: el universo es un todo

Un análisis profundo del universo nos hará ver que no hay parte separadas en él. Todo el universo esta en movimiento , creándose y destruyéndose indefinidamente. Ese universo no concibe que una parte haga una cosa y otra parte otra. El universo es un entramado de energías que en su conjunto se mueve hacia un destino. Esta visión global del universo es lo que da paso a la elaboración de la teoría de la sincronicidad , que dice que todas las partes están conectadas entre sí. Por lo tanto constantemente el universo está “hablando” y lo que vivimos no está desconectado de lo que sucede afuera.

La sincronicidad es un evento que aunque parece casual conecta una cosa o aspecto con otro, una situación con otra, un pensamiento con una situación, un evento con otro evento, etc. Así cuando pensamos en una amiga , esta “casualmente” nos llama por teléfono. Cuando estamos intentando conseguir una herramienta, esta “casualmente” nos es regalada.

Para la teoría de la sincronicidad las “casualidades” significativas son mensajes del universo que está en sincronía con nosotros. Es así que el universo es considerado un engranaje inmenso y sutil que puede hablar por medio de la sincronicidad a aquel que esté despierto y atento a estos mensajes.

Cada elemento, cada parte forma parte de un todo, y nosotros al formar parte de ese todo estamos conectados al resto, por lo que si estamos despiertos y atentos podremos descubrir muchos mensajes que vienen de la mano de esa sincronicidad.

Esta teoría se transforma en practica cuando una persona comienza un camino evolutivo o quiere ver un poco más allá de lo que sucede “realmente” en su entorno.

Es por eso que los brujos, magos, hechiceros y personas que están en un camino de evolución saben qué es la sincronicidad y la utilizan en forma cotidiana, tanto para saber lo que va a suceder como para interpretar los mensajes del universo.

Qué es la ciencia esotérica

Muchos preguntan qué es exactamente la ciencia esotérica y sobre todo si es una ciencia o son tan sólo conocimientos sueltos.

Debemos decir que la ciencia esotérica se refiere al orden que se le dio a los conocimientos esotéricos y que más allá de las diferentes escuelas que impartieron sus enseñanzas, como los rosacruces, la escuela teosófica u otras escuelas, la ciencia esotérica responde a ese ordenamiento que se dio por si solo a partir que los conocimientos que estaban ocultos comenzaron a divulgarse.

A esto se lo denomina ciencia esotérica, a ese corpus, por así decirlo, que conforman estos conocimientos y que tienen una base en común.

Fue así que a partir que el esoterismo comenzó a dejar de ser sólo para algunos se pudo organizar un determinado conocimiento que es abarcativo.

Es decir abarca a varios pueblos y naciones y a varias formas de mirar la vida pero con una base en común, por eso puede decirse que la ciencia esotérica es una sola.

Ciencia esotérica: 5 principios fundamentales.

Los principios de la ciencia esotérica son muchos y muy variados, pero te dejaremos aquí algunas ideas para que puedas guiarte en cuanto a algunas formas de ver el mundo que tiene el esoterismo y que son comunes a todos los grupos que se consideran esotéricos.

  • Creencia en otras existencias: La ciencia esotérica cree en la reencarnación, es decir que uno nace y muere, volviendo a nacer creando un nuevo cuerpo pero siendo el alma la misma. Este ser que renace tiene diferentes denominaciones según la escuela esotérica.
  • Principio de causalidad: La ciencia esotérica cree en la causalidad como principio fundamental de todos los movimientos energéticos, por lo cual no existen las casualidades y toda causa genera su efecto y podemos generar causas desde tiempos muy lejanos.
  •  Creencia en la energía: La ciencia esotérica considera a la energía como elemento fundamental del humano, y al cuerpo físico como uno de los tantos cuerpos que existen y por lo tanto habla habitualmente de cuerpos energéticos, además de hablar de la energía no como lo hace la ciencia sino como un tipo de honda que está condicionada por el pensamiento y la emoción. Esto es muy complejo de explicar pero basta entender que la ciencia esotérica no se queda en los hechos materiales sino que cree en lo invisible y tiene explicación para estos fenómenos.
  • Creencia de un principio creador: La ciencia esotérica cree en un creador y  no es como muchas veces se piensa contraria a la creencia de un Dios creados, sino todo lo contrario, la ciencia esotérica cree en un principio que es el creador y sostén universal, cada grupo le da a esta energía organizadora un nombre diferente , pero la idea es la misma, un principio que crea y organiza el universo.
  • El karma: La ciencia esotérica cree en el karma, esa idea está muy arraigada en la tradición esotérica, ya que esto tiene que ver con la idea de la reencarnación conectada a la idea de la retribución que se da vida tras vida a partir de la ley de causa y efecto. El karma es parte del análisis que hace la ciencia esotérica y lo tiene en cuenta a la hora de hacer cualquier revisión o explicación.

3 conceptos básicos sobre el uso de la sincronicidad en la magia y esoterismo:

La sincronicidad en las cartas del tarot:

Como dijimos en algún párrafo al principio de este artículo en las cartas se da la sincronicidad. Esta sincronicidad consiste entre el acuerdo energético que convoca la pregunta y la carta que sale. Es sabido que los tarotistas dicen que las cartas nunca se equivocan, las cartas expresan la energía del momento y en esta expresión hay un hecho sincrónico indudable, y aunque el escéptico pueda pensar que las cartas salen casualmente, lo cierto es que hay una unión energética entre la pregunta y el resultado de la carta. El tarotista debe eso sí, saber manipular las cartas para que ellas respondan lo mejor posible a esta sincronicidad. Es verdad que el tipo de tirada de tarot que se elija será proclive a ser más sincrónica que otras, la pregunta que se realice también debe ser dicha de una determinada manera. En todo espacio sincrónico los pequeños detalles son importantes, es así que en este caso, el tipo de tirada y la forma en que se realiza dará una mejor sincronicidad.

La sincronicidad en los actos externos:

La brujería y la magia se concentran en lo exterior para saber que mensajes el mundo envía en determinado momento, es por eso que el verdadero brujo sabe interpretar esos mensajes y por medio de ellos puede ver el futuro o reconocer hacía que lugar va la energía. Esto es muy utilizado por los brujos que se encuentran en la naturaleza, quienes hacen presagios a partir del vuelo de los pájaros o del curso que puede tomar una arroyo, sin embargo el buen mago puede ver signos y sincronicidades en cualquier lugar, aún inmerso en un paisaje ciudadano. En muchos casos el brujo o mago, o simplemente el estudiante esotérico, puede apreciar como los hechos externos responden a la energía interna tanto de un grupo como de una persona. Así, por ejemplo, un mago puede saber lo que va a suceder si en un determinado momento se abre una puerta o se cae un libro de un estante, el brujo puede hacer una interpretación de esa sincronicidad, ya que los actos que sucedan en el exterior son mensajes que son enviados al entorno y que sólo un mago puede interpretar. Lo brujos dicen que esto está sucediendo todo el tiempo, es decir todo el tiempo el mundo envía mensajes sincrónicos a las personas.

La sincronicidad en los sueños:

Otro aspecto importante es el que se da en el mundo de los sueños. El brujo puede asociar un tipo de sueño con un tipo de mensaje que se le envía, en muchos casos ese mensaje puede ser dado por su inconsciente, pero en otros puede ser enviado por la energía sincrónica del cosmos que responde  de esa manera a las preguntas o inquietudes del brujo o mago. En los sueños pueden preanunciarse catástrofes o cuestiones que sucederán en el futuro, los sueños además pueden prevenir al mago sobre lo que podría sucederle si toma un camino u otro. Por medio de los sueños le son enviados mensajes, esos mensajes están en sincronía con el mundo interno del brujo y si el sabe y se entrena para reconocer esa sincronicidad, podrá ampliar su capacidad de previsión, y su videncia aumentará.

Quizás queiras leer sobre: Carl G. Jung

Deja un comentario

holayolo sun
A %d blogueros les gusta esto:
yop