Los Magos que eran Reyes

Los magos siempre han sido misteriosos y al mismo tiempo dignos de respeto, su sapiencia sobre los astros, su observación a los cambios sutiles de su entorno y su intuición, nos tienen asombrados desde tiempos remotos.

Mateo en el antiguo testamento no pudo escapar ante su encanto, descubrió en estos personajes la fuente de inspiración a uno de los pasajes más tiernos de la infancia de cristo: Unos magos que descifran en el cielo una estrella, y la interpretan como el llamado del salvador ¿como negarse ante aquella inusual aparición? tal vez solo ellos eran bendecidos con esa luz fulgurante que los invitaba a peregrinar en busca de respuestas.

Entonces emprendieron la marcha, cargados con regalos. Cuentan algunas historias medievales las pruebas que pasaron los Magos para llegar a su destino. Un destino incierto, plagado de dudas (y si ese niño no fuera el salvador ), sin embargo, el destino de todo mago es encontrar la piedra filosofal, el oro en el oro, la iniciación en el misterio. El niño que algunas historias revelan a las comadronas como un puente femenino entre el mundo de lo divino y el de los hombres, encargadas del parto son las responsables de mostrar la iluminación al mundo; el símbolo del despertar a la nueva vida. Los magos se rindieron ante la verdadera esencia del universo; la imagen de Dios personificada en la carne de un hombre, la fuerza en la fe de los magos ha dado sus frutos.

La historia medieval iniciática de los reyes magos nos recuerdas que no hay que perder nunca la esperanza, la fe y la voluntad son dos elementos para alcanzar la verdadera iluminación.

Deja un comentario

holayolo sun
A %d blogueros les gusta esto:
yop