Magia Elemental

LA MAGIA ELEMENTAL

Es la parte de la magia que se encarga de relacionarse con los cuatro elementos fundamentales: el agua, el aire, la tierra y el fuego. En algunos casos se considera como un quinto elemento el sol y la sal que realmente es el espíritu. La Magia Elemental tiene también muy en cuenta a los tres reinos de la Naturaleza: el mineral, el vegetal y el animal.

LOS CUATRO ELEMENTOS (que en realidad son cinco)

Para la mayoría de las tradiciones, la Naturaleza se compone de cuatro elementos: Tierra, Agua, Fuego y Aire. A través de estos la magia trabaja desde su reflejo en los propios signos del Zodíaco, las influencias planterias o los elementales que dan vida y animan cada uno de ellos. Un quinto elemento, que es el espíritu (Akasha o Éter).

Cada uno de los elementos influye poderosamente sobre tres signos zodiacales. Los grandes filósofos Pitágoras, Platón y Aristóteles indicaban que los diversos fenómenos de la vida se reducen a las manifestaciones de los elementos, que a través de la fuerza de la Naturaleza realiza su obra de creación y destrucción por medio de estos principios vitales. El Agua procede del frío y de la humedad, el Aire de la humedad y el calor, el Fuego del calor y la sequedad, y la Tierra de la sequedad y el frío. Cada uno representa un estado: sólido, líquido, gaseoso e ígneo. Y cada uno se asimila a un conjunto de condiciones dadas de la vida, donde dentro del ciclo evolutivo comienza con el primer elemento, (Agua), para acabar con el último, (Tierra), pasando por los estados intermedios, (Aire y Fuego).

Así se manifiesta el orden del Cuaternario en la Naturaleza y en las distintas etapas de la vida humana: invierno, primavera, verano y otoño; de la medianoche a la aurora, de la aurora al mediodía, del mediodía al ocaso y de éste a la medianoche. La infancia, juventud, madurez y vejez. Sobre la base de semejantes valores universales descansan las operaciones de la Astrología, la Alquimia, y las operaciones mágicas y esotéricas.

Los cuatro elementos de la Naturaleza: Tierra, Fuego, Agua y Aire, son la condensación de cuatro clases de éter. Estas cuatro variedades de éter están densamente pobladas por innumerables criaturas elementales. Las Salamandras viven en el fuego, las Sílfides en las nubes, las Ondinas y Nereidas en las aguas y los Gnomos y Pigmeos en la tierra, estos elementales tienen su propio cuerpo físico.

LAS RAZAS ELEMENTALES:

SALAMANDRA. Fuego .La cábala las considera como el espiritu elemental compuesto de las más sutiles partes del fuego. Farisilles (masculino), Shallones (femenino).

Dirigen el elemento fuego; lo controlan. Trabajan durante las tormentas, tratando de orientar los rayos cuando se producen. Después de haber cumplido el período terrestre dentro de su línea, se transforman en:

Farrallis o líderes en su área; trabajan como maestros. Aspiretes son los ejecutores de los planes elaborados; controlan varios elementos. Hiarrus son como una especie de gobernadores; elaboran los planes a ejecutar. Ra-Arus es la máxima categoría dentro de la línea de los elementales y sería la misma que dentro de los humanos tienen los arcángeles.

ONDINAS. Agua Espíritu elemental del agua de carácter similar al de las sirenas. A la luz de la cábala, dice que “están poseídas de un espíritu maléfico que les hace atrae a sus víctimas a las profundidades de las aguas”. Son de una gran belleza. Ondinas (femenino), Wallanos (masculino). Aman el agua y se encuentran en sus profundidades, dirigen grupos de Minutes, que trabajan continuamente, guiando el agua por su cauce natural y hasta su salida al mar.

NEREIDAS o Hadas del Mar Nerenes (masculino), Ensines (femenino). Son las que controlan las aguas del mar, sobre todo cuando hay tormentas, ya que sin su trabajo el efecto del agua en las costas sería devastador. Prestan gran ayuda al hombre, sobre todo en alta mar. Miden alrededor de 5 cm. Permanecen l año en plano físico y 100 años en plano astral. Trabajan en grupos y forman dentro de éstos, subgrupos. Tienen ya un poco de conciencia y forman parejas. En las parejas de los elementales se intercambian poder.

SILFIDES o céfiros. Aire Ayuda en los planos mentales. Son las que controlan los vientos. Así como en el agua, hay canales invisibles para nosotros que corresponden a los vientos. Cuando el aire se descontrola y produce una tempestad, causa estragos no sólo para el hombre sino también para las hadas que trabajaban. Esto se produce cuando elementales de baja frecuencia vibratoria atacan por sorpresa y logran derribar a las hadas que estaban dirigiendo al viento. Son las más grandes en estatura.

ELFOS: Tierra. Los elementales de Tierra es el grupo más numeroso y de mayor clasificación. De entre ellos destacamos a los Elfos. Trabajan alejados del hombre, generalmente en los claros de los bosques o montañas. Guían en sus tareas a los congéneres de niveles inferiores. Generan círculos de poder y trabajan dentro de ellos. La belleza de sus cuerpos esta en función del poder adquirido a base de esfuerzo. Están alrededor de 500 años en plano físico; deciden cuándo volver, pero rara vez lo hacen antes de los 5000 años. -Los Gnomos, trabajan el suelo y las raíces de los árboles dándoles poder. Hacen sus casas en los troncos de los árboles. Los duendes: son los más traviesos y conocidos por los humanos.

Empédocles nos dice que:

El Fuego es a la vez caliente y seco
La Tierra es a la vez fría y seca.
El Aire es a la vez caliente y húmedo.
El Agua es a la vez fría y húmeda.

Esta concepción de las esencias naturales (elementos) cobró tal importancia que fue aceptado por los filósofos. Más tarde Aristóteles agrega el Quinto Elemento o Quintaesencia el cual no era ni terrenal ni corruptible, era celestial.

Esta concepción quedaría arraigada profundamente persistiendo en la Edad Media y durando incluso hasta el Renacimiento, siendo los fundamentos de alquimistas y ocultistas.

Quizás quieras leer sobre los elementos y como conectar con ellos: Tierra, Aire, Fuego, Agua

Deja un comentario

holayolo sun
A %d blogueros les gusta esto:
yop