Ondinas, elementales del Agua

 

En el mundo de la magia, la mente es el primer paso, de ahí nace un acto de voluntad y para que se materialice en el mundo tangible se necesita de una gran cantidad de energía, que se encuentra en los cuatro elementos: aire, fuego, agua y tierra.

Sin ellos la magia permanecería en el terreno de los sueños. Cada uno de los cuatro elementos poseen energías particulares y elementales que los representan, con características específicas. Cada elemental varia en forma y tamaño.

Por eso la importancia en familiarizarnos con sus formas y lo que representan. El aire representa el mundo de los pensamientos, las imágenes y su expresión. El fuego es la iniciativa, la pasión y la intuición. El agua las emociones, los sentimientos y la sensibilidad. La tierra la estructura, la consistencia y las cosas físicas.

Los elementales habitan en dos dimensiones simultáneamente y se perciben a través de las emociones, no poseen un cuerpo material como el de nosotros, pero se manifiestan a través de vòrtex energéticos dentro del plano etéreo.

Representados como seres fantásticos, combinados con características humanas y emociones, con una esencia espiritual especifica. No todos pueden conectarse con ellos, ya que se necesita estar en contacto con la naturaleza y la energía vital que nos une a todo; tener una consciencia del mundo que nos rodea y de cómo vibramos en él.

El agua, como elemento representa lo emocional, lo femenino y la purificación. Las Ondinas, sus elementales principales habitan en las aguas, ríos y riachuelos, mares, cascadas, lagos y fuentes, cada fuente de agua tiene su propia ninfa, su guardián.

 

El agua fluye desde el interior de las rocas o se precipita suavemente desde arriba, destruye y crea como los sentimientos que fluyen en el interior invadiendo al ser. La escases de agua hace que la persona sea árida, distante fría e indiferente. Por el contrario, el exceso de agua es como un rio desbordado, capaz de arrasar todo sentido de realidad y mesura. El elemento agua nos permite entender el pasado.

El agua, aunque representada por las ondinas, es el hábitat de muchas otras criaturas mágicas. La mayoría de ellas, de género femenino, son afines a los atardeceres, el otoño, la plata, el mercurio y la energía receptiva.

Elementales del agua:

Ondinas:

Guardianas de las masas de agua dulce, habitan en lagos, cataratas, ríos y cascadas.

No tienen cola de pez, son muy bellas y llevan vestidos de gasas. Parecidas a las hadas. No pueden vivir alejadas de su elemento, solo pueden salir del agua y permanecer con vida si llevan a cabo ciertos rituales. Algunas de ellas, las ondinas de los vapores, pueden poseer un cuerpo muy sutil y un par de alas gracias a las cuales pueden elevarse a través del aire.

Las leyendas atribuyen a las ondinas el don de predecir el futuro de los demás, pero nunca el de sí mismas. Pueden penetrar en las mentes de quienes se acercan hechizándolos durante un momento.

La función de las ondinas es la de limpiar la contaminación del medio en el que habitan.

 

Selkie:

Pertenece a la tradición celt, significa ‘foca’, por lo tanto, las sealkies también son conocidas como ‘hadas focas’.

Según las leyendas, las sealkies habitan las costas de Escocia y pueden deshacerse de su piel de foca para transformarse en bellas mujeres: si un hombre encuentra su piel, la selkie se transformará inevitablemente en su esposa.

Asrai:

Son hadas de las aguas, extremadamente pequeñas se derriten si alguien las captura y las expone al sol.

 

Mirrows:

Elementales del agua de sexo masculino. También se los llama elfos marinos y pese a su aspecto desagradable son muy afables con los hombres y los ayudan en caso de naufragar.

 

Ninfas:

Hadas de las aguas, se caracterizan por su gran belleza. Cuidan tanto parte de la naturaleza terrestre (árboles y plantas) como ríos y mares. Las nayades habitan las fuentes, las océanides, los océanos y las potameides, los ríos.

 

 

Nereidas:

De la familia de las ninfas, las nereidas habitan la profundidad de los mares. Cumplen la función de acudir a la superficie para guiar a los navegantes.

 

Sirenas:

Son bellas criaturas que, según algunas tradiciones poseen cuerpo de mujer y cola de pez. La voz encantadora de las sirenas era tan hermosa que tenía el poder de seducir a los navegantes bajo un hechizo que los llevaría a su perdición.

Exceptuando a Ulises que ordeno a su tripulación a cubrir sus oídos con cera y que lo ataran a su barco, sin importar cuanto suplicara o gritara, no seria liberado hasta haberse librado de las mortales sirenas.

Las sirenas se sienten atraídas por los hombres: diferentes leyendas relatan historias de algunas que buscaron despojarse de sus cuerpos para desposar a los humanos.

 

holayolo sun
A %d blogueros les gusta esto:
yop