Salamandras: Elementales del Fuego

SALAMANDRAS Y DRAGONES.

En el mundo de la magia, la mente es el primer paso, de ahí nace un acto de voluntad y para que se materialice en el mundo tangible se necesita de una gran cantidad de energía, que se encuentra en los cuatro elementos: aire, fuego, agua y tierra.

Sin ellos la magia permanecería en el terreno de los sueños. Cada uno de los cuatro elementos poseen energías particulares y elementales que los representan, con características específicas. Cada elemental varia en forma y tamaño.

Por eso la importancia en familiarizarnos con sus formas y lo que representan. El aire representa el mundo de los pensamientos, las imágenes y su expresión. El fuego es la iniciativa, la pasión y la intuición. El agua las emociones, los sentimientos y la sensibilidad. La tierra la estructura, la consistencia y las cosas físicas.

Los elementales habitan en dos dimensiones simultáneamente y se perciben a través de las emociones, no poseen un cuerpo material como el de nosotros, pero se manifiestan a través de vòrtex energéticos dentro del plano etéreo.

Representados como seres fantásticos, combinados con características humanas y emociones, con una esencia espiritual especifica. No todos pueden conectarse con ellos, ya que se necesita estar en contacto con la naturaleza y la energía vital que nos une a todo; tener una consciencia del mundo que nos rodea y de cómo vibramos en él.

En esta ocasión nos enfocaremos al elemento FUEGO y sus elementales:

El fuego es un elemento misterioso e hipnótico, vital y mortífero. Es importante entender que el fuego no son flamas, combustión y calor, también es luz  y por lo que este elemento tiene relación directa con el poder, y con la iluminación espiritual y el mundo invisible hecho visible gracias a la luz, que disipa las tinieblas; se puede relacionar con la sabiduría.

El fuego representa la destrucción y devastación, pero también la regeneración después de la destrucción simboliza la dualidad que existe entre la vida y la muerte, muy importante en todas las culturas con un profundo conocimiento mágico. El fuego entonces, también representa la poderosa fuerza vital con su indomable voluntad y determina lo que la Tierra es en su esencia.

El elemento fuego suele ser parte de la mayoría de los rituales de cualquier magia, en velas, fogatas y linternas, pues es el elemento más dúctil y manipulable, convirtiéndose en el perfecto capacitor y amplificador de los rituales mágicos. Representa el aspecto masculino o positivo, es decir la acción.

El uso del fuego en las celebraciones y rituales religiosos es considerado peligroso pero poderoso, el  fuego al ser considerado parte de todos los elementos en el druidismo supone un control transversal de este para adquirir los dones de los demás elementos.

En la cultura egipcia, el fuego era el elemento principal por sus propiedades y significado ligado a Ra, el dios sol; al igual que en las culturas de Europa, América y Asia.

En la tradición celta más que un elemento en sí, el fuego, es el poder anexado a todo en el universo; por lo que los elementales de fuego no eran precisamente parientes de los demás elementales, principal razón por la que casi nunca un elemental se presenta con forma humana como los demás. Los elementales de fuego posiblemente sean los más antiguos y los más misteriosos de todos los espíritus de la naturaleza. Tan antiguos como la tierra misma en su proceso de formación y casi nunca se muestran a sí mismos

Los elementales como la salamandra y el dragón, activos y fuertes, cuidan la vida y el poder del fuego; son reservados y son los elementales menos cercanos a los humanos, han sido siempre agresivos y temerosos, pero si llega a producirse un vínculo con un humano es irrompible.

Los elementales del fuego son invocados para conceder dones de sabiduría, transformación, pasión y para destruir; además de crear nexos poderosos con espíritus mayores, al igual que el fuego, la magia con el elemento fuego y sus elementales rojos, son peligrosos pues son inestables. Se recomienda que el iniciado posea una capacidad y experiencia avanzada.

Las salamandras, han trabajado a lo largo de la Creación del Universo y son los elementales que primero se presentaron. Tienen una relación directa con las almas, pues sus vibraciones se propagan tan veloz como la luz. Aportan claridad de pensamiento y son impulsores de renovación y cambio. Forman su reinado instantáneamente cuando se enciende una fogata o un fuego comienza. Son los espíritus más indiferentes hacia el ser humano.

 

La salamandra, espíritu con forma de lagarto usualmente sin patas delanteras, de diferentes tamaños,  de color naranja o carmesí, con alas pequeñas cola extremadamente larga, y tres garras afiladas en cada pata, viven en cualquier tipo de fuego y controlan incendios, erupciones y hasta el crepitar de una fogata, se dice que se le puede ver deslizándose entre las llamas; la presencia de la salamandra es temida pues representa catástrofes y destrucción; son afines al verano al oro y al medio día.

 

  • Después de terminar su tiempo en la tierra, se transforman en:
    * Farrallis: Son masculinos, y los shallones femeninos​, trabajan con las tormentas tratando de orientar los rayos​, son las hadas de fuego dedicadas a la enseñanza. ​ Trasmiten sus conocimientos a otras hadas de fuego y las preparan para su destino, pues todas nacen Salamandras.​
    * Aspiretes: Son los que ejecutan. Las hadas de fuego Aspiretes son de la familia de la Salamanquesa.​  Son las encargadas de ejecutar las órdenes de las Ra-Arus, sus superioras, por lo tanto las más relacionadas con los seres humanos.​
    * Ra-Arus: Es la máxima categoría, son la mayor autoridad entre las hadas de fuego.​ Coordinan los trabajos de otras hadas Salamandras y son la autoridad entre ellas ante cualquier conflicto o decisión a tomar.​
    * Hiarrus: elaboran los planes a ejecutar. Son hadas de fuego que viven en una dimensión imperceptible por el ser humano.​ Las Hiarrus son inteligentes y grandes estrategas, conocen lo que pasara y estudian la forma de ejecutar las órdenes de las Ra-Arus, quienes a menudo piden su consejo.​

 

Las liminiades, son espíritus incorpóreos, son tan solo una esfera de luz, lo que los hace los elementales más puros y naturales, se dice que son los fuegos fatuos que se ven en tumbas o en el horizonte; son el espíritu dador de vida de todo ser; aunque por sus características físicas han sido relegados como poco interesantes, a pesar de ello en la práctica mágica son los elementales más dúctiles y útiles como nexos con el mundo de los espíritus o dadores de dones mágicos.

 

Los dragones de fuego, es el dragón más común y más conocido, comúnmente alado y enorme capaz de expulsar llamaradas de su boca, celosos de su poder y sus dominios, protectores de tesoros, guaridas y secretos, es el portador del fuego del poder y la fuerza; pero también de la sabiduría y el conocimiento, que a su vez significan poder. (Cualquier parecido con Game of thrones, es perfectamente intencional)

 

Los dragones heráldicos, son una subespecie de los dragones de fuego, con cuatro extremidades, en las extremidades delanteras posee membranas como murciélago, por lo que sus extremidades delanteras son tanto alas como garras; viven en el fuego pero no tienen la capacidad de producirlo, son muy agresivos y poseen veneno en sus garras y cola, son conocidos como la plaga destructora; porque a su paso devoran todo lo que encuentran, se mueven en grupos grandes a diferencia de los dragones comunes de cualquier tipo. No son tan inteligentes como los dragones.

 

 

Los basiliscos (sí,  como en Harry Potter) son criaturas temidas nacidas de huevos de gallina sin yema o empollados por un gallo; tienen forma de serpiente con un solo ojo en la frente y alas de gallina; basilisco significa “pequeño rey” es considerado el rey de las serpientes por su mortal veneno que radica en su ojo, que al mirarlo  puede producir la muerte; cuando alcanzan cierta edad son casi incapaces de moverse porque adquieren una contextura extremadamente obesa; son muy temidos.

 

Ningún fuego prendería sin la intervención de estos espíritus. También son aquellos que se encuentran en el umbral entre la vida y la muerte, en el proceso de regeneración a través de la fuerza vital.

holayolo sun
A %d blogueros les gusta esto:
yop