Servidores en la Magia

Dentro de la magia del caos , un sirviente es un complejo psicológico, deliberadamente creado por el mago para un propósito específico, que parece funcionar de forma autónoma a partir de la conciencia del mago; es decir, como si se tratara de un ser independientemente existente.

Se le conoce también como una forma de pensamiento: una entidad energética hecha con el pensamiento; conocida como una Tulpa también: según el vajrayāna y el budismo tibetano. Para los yoguis tibetanos, la formación de tulpas es parte del proceso místico de aprendizaje, mientras que la para la ciencia moderna es fruto de la mera sugestión.

El tulpa es una construcción mental, un ente místico creado por un acto de la imaginación y de la voluntad, que adquiere consistencia física.

Es como un fantasma o ectoplasma formado por un monje o iniciado después de una larga meditación.

No es una simple visión, sino un fenómeno dotado de consistencia física, que es capaz incluso de emitir olores y sonidos, entre otras cosas.

Puede tomar la forma de un animal, un objeto, un edificio, un paisaje o un ser humano. Según los lamas tibetanos, esto es posible porque el mundo, el universo entero, es una simple visión mental y por lo tanto, no hay ningún fenómeno que no exista si no es concebido por el espíritu humano.

Para hacer un tulpa sería necesario tener una mente disciplinada, dada al aislamiento, y contar con la ayuda de ciertos rituales que permitan la materialización de las ondas mentales. No obstante, a diferencia del espiritismo occidental, las sesiones durante las cuales nacen los tulpas pueden realizarse a pleno sol y no tienen ninguna necesidad de la presencia de un médium en trance.

Concepto

Un sirviente es una entidad «específicamente creado por el mago para realizar una serie conjunto de tareas». Phil Hine escribe que servidores se crean » por gemación deliberadamente partes de nuestra psique y en identificarlas por medio de un nombre, rasgo, símbolo», después de lo cual «podemos llegar a trabajar con ellos (y entender cómo nos afectan) a una nivel consciente «.

Los servidores pueden ser creados para realizar una amplia gama de tareas, de lo específico a lo general, y pueden ser considerados como sistemas expertos que son capaces de modificarse a sí mismos para tomar en cuenta los nuevos factores que puedan surgir mientras están realizando sus tareas. Pueden ser programados para trabajar dentro de las circunstancias específicas, o para estar operando continuamente.

Los servidores forman parte de una forma mental continuo: de sellos, de servidores, a egrégores , a godforms. Al comienzo de la serie continua son «sigilos, no inteligentes tontas», que representan un deseo o intención particular. Cuando un conjunto de pensamientos, deseos y un nivel de sofisticación intenciones ganancias de tal manera que parece funcionar de forma autónoma a partir de la conciencia del mago, como si fuera un ser independiente. Cuando un ser tal se vuelve lo suficientemente grande que existe de forma independiente de cualquier individuo, como una forma de «grupo mente», entonces se conoce como un egregore .

Alternativamente, un mago puede optar por crear servidores de los aspectos negativos de su / su psique, como «hábitos, defectos, fallas, revulsiones», en lugar de los deseos positivos o intenciones. Al hacerlo, él / ella puede interactuar con esos rasgos como demonios personales, y se unen o expulsar a erradicarlos de la psique.

Historia

Carl Jung desarrolló por primera vez el concepto de lo psicológico complejo como «un grupo autónomo, en gran parte inconsciente, emocionalmente cargado de recuerdos, ideas e imágenes»:

El complejo tiene una especie de cuerpo, una cierta cantidad de su propia fisiología. Se puede alterar el estómago, la respiración, perturba el corazón – en resumen, se comporta como una personalidad parcial.

Según Jung, el ego consciente en sí es un complejo de este tipo.

Austin Osman Spare afirmó que tales complejos se podrían crear deliberadamente a través de su sello técnica, en referencia a los sigilos como «símbolos sensibles». De acuerdo con repuesto, la alimentación de sellos con la creencia libre incuba «obsesiones», que a su vez da lugar a complejos.

Peter Carroll escribe: «Estos seres tienen una legión de nombres extraídos de la demonología de muchas culturas: Elementales, familiares, íncubos, súcubos, demonios, atavismos, fantasmas, espíritus, y así sucesivamente» Hine, a su vez, compara el sirviente el concepto budista tibetano de los tulpa .

Creación y evolución

Para crear un tulpa sería necesario tener una mente disciplinada, dada al aislamiento, y contar con la ayuda de ciertos rituales que permitan la materialización de las ondas mentales. No obstante, a diferencia del espiritismo occidental, las sesiones durante las cuales nacen los tulpas pueden realizarse a pleno sol y no tienen ninguna necesidad de la presencia de un médium en trance.

Según la creencia, al hacerlo, este ser se hace visible a otras personas, llegando incluso a adquirir voluntad propia.

Por lo general, estas proyecciones mentales tendrían una vida corta. Lo normal es que se deteriorasen casi inmediatamente después de ser creadas, sin dejar una impronta profunda en la materia mental que penetrase en el plano físico.

Sin embargo, si el pensamiento fuese particularmente intenso, producto de una pasión o de un temor profundos, o si tuviera una duración larga y hubiese sido objeto de prolongada meditación, la onda de pensamiento transformaría la materia mental en una forma más permanente, que tendría una vida más larga e intensa.

A través de una fuerte creencia y visualización, el ente va aumentando su poder a medida que más gente cree en su existencia.

Una vez que los tulpas empiezan a existir por cuenta propia, sin que quienes los crearon controlen cuándo aparecen y cuándo desaparecen, se supone que dejan de ser imaginarios y ya no son tan fáciles de controlar o de eliminar.

Formas del pensamiento

Forma del pensamiento de la Música de Gounod, según Annie Besant y C.W. Leadbeater en Formas del Pensamiento (1901).

Una forma del pensamiento es un concepto equivalente a tulpa dentro de la tradición ocultista occidental. El conocimiento occidental acerca de este concepto se cree que tiene como origen una interpretación del concepto tibetano. La forma del pensamiento está relacionada con la filosofía y práctica de la magia occidental.

El ocultista William Walker Atkinson en su libro El Aura Humana describe las formas del pensamiento como simples objetos etéreos que emanan del aura que rodea a las personas, generándose a partir de sus pensamientos y sentimientos.​ Walker Atkinson desarrollaría su definición de las formas del pensamiento en su siguiente libro, Clarividencia y Poderes Ocultos. El libro explica como los practicantes de lo oculto experimentados pueden producir formas del pensamiento a partir de su aura, que sirven como proyecciones astrales que pueden, aunque no tienen porqué, parecerse a la persona que las proyecta, o como ilusiones que sólo pueden ser vistas por aquellos con “sentidos astrales despiertos”.

La teosofísta Annie Besant escribió un libro titulado Formas del Pensamiento, describiéndolas en detalle. El libro divide en tres clases a las formas de pensamiento: formas con el mismo tipo de la persona que las crea, formas que recuerdan objetos o personas y pueden llegar a “poseer un alma” de “espíritus naturales” o de los muertos, y formas que representan “cualidades inherentes” de los planos astrales o mentales, como las emociones.

Quizás quieras leer sobre Magia del Caos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.