Técnicas para Elevar tu Vibración

La vibración que tienes de tu energía es proporcional a cómo te sientes en tu día a día y también a lo largo del tiempo.

Recuerda también en que todas las moléculas de tu cuerpo y hasta su base más fundamental: los atomos, se mueven a partir de electricidad, de tal forma que funcionan como elementos de memoria que se expanden a las demás de forma inmediata; de tal forma que si la mayor parte del tiempo vibro con emociones de amor, paz, alegría o poder personal, por decir algunas, mi vibración será alta, pero si la mayor parte del tiempo estoy en la cólera, el miedo, el victimismo o la desesperanza, entonces mi vibración será baja; y de esta forma es como se alimentarán todos los atomos de tu cuerpo.

Quizás quieras leer sobre: Qué significa Elevar tu Vibración

La vibración no es algo estático, la buena noticia es que a través de nuestra intención deliberada podemos cambiarla a voluntad.

¿Qué puedo hacer para subir mi vibración?

Hay cosas que podemos hacer en el día día como una receta simple; y son tan simples como esto que pongo en listado (ojo! no son los únicos; pero son los más simples de hacer)

  1. Subir tu vibración depende exclusivamente de ti

Tener una baja vibración no significa que uno sea peor o mejor persona ni que este más o menos evolucionado.

Significa que te sitúas en ese rango frecuencial tan bajo porque no tienes o no conoces las herramientas para vibrar de otra manera, o a lo mejor ni siquiera te has planteado que vibrar de otra manera SI es posible y que solo depende de ti.

Igual que eliges y sintonizas la cadena con la que quieres conectar en tu radio puedes elegir las emociones con las que deseas sintonizar a diario. Parte de saber que te hace vibrar alto, es un resultado de que tanto me observo y me conozco; que cosas son las que me hacen feliz y que es lo que me mueve. De forma totalmente conciente.

  1. Haz lo que te apasione

Algo sencillo para subir tu vibración es hacer cualquier actividad que te apasione: bailar, jugar, escribir, cantar, dibujar, leer, hacer deporte, cualquiera que sea tu pasión te proporcionará bienestar y en ese momento tendrás la sensación de que estas conectado. Si tu pasión se convierte en tu trabajo, entonces es para tirar cohetes, pero si eso no sucede así, dedícale tiempo a hacer lo que te gusta.

También puedes viajar a cualquier lugar que te produzca armonía, la naturaleza es un buen lugar porque vibra en armonía y hace resonar el mismo estado en nuestro interior.

Vibrar alto tiene mucho que ver con sentirse conectado.
Y hablando de conexión, hay algo que quiero aclarar:

siempre estamos conectados, absolutamente todo el mundo posee un interruptor de conexión en su interior, a veces lo apretamos y parece que toda funciona, lo que ocurre es que la mayoría de las veces se nos olvida que ese interruptor esta ahí y a nuestro alcance, como el interruptor de tu habitación para encender la luz.

  1. Las herramientas más poderosas

La meditación, la respiración y la oración son las formas mas rápidas para conectarte y subir tu vibración, será por eso que casi todas las escuelas y técnicas ancestrales y modernas las incluyen en sus métodos.

meditación y vibración

La meditación es una forma rápida de subir tu vibración.

Estas herramientas que yo llamo conexiones rápidas A.D.S.L (o ahora fibra óptica) tendrían que pasar a convertirse en un modelo de vida.

La meditación: sube rápido tu vibra porque al reducir tu actividad mental se crea un espacio donde poder escucharte, vaciarte y sintonizarte. La meditación hace que conectes rápidamente con una vibración de expansión, tranquilidad, paz y te devuelve al equilibrio.

Quizás quieras leer nuestra nota sobre: Meditación

Respirar: es un paso previo para hacer una meditación profunda, sin embargo en situaciones más extremas en las que no tenemos tiempo para sentarnos a meditar, una simple respiración con consciencia puede hacer que actuemos con mas calma y lucidez ante una situación conflictiva.

En medio de una pelea, en una crisis o cuando lo vemos todo negro, respirar puede ser la única herramienta que esté a nuestro alcance, su potencia reside en que hace de puente entre cuerpo y espíritu, de ella depende la conexión y equilibrio entre nuestro mundo tangible e intangible.

Respirando, nuestras emociones y pensamientos se aquietan, se calman y se centran.

La oración o decreto

es hacer una petición a una fuerza superior desde el corazón. Esta fuerza superior varia según las creencias de cada uno, a quien pidamos no importa, lo que si importa es pedir con toda la fe y el amor del mundo y sin apegarse a los resultados.

Cuando te comunicas con una fuerza superior también te estas comunicando contigo mismo, orar es una forma de escucharte, ordenarte y comprometerte con una vibración de esperanza, sabiendo que lo mejor para ti o los demás llegará.

Quizás quieras leer nuestra nota sobre: El poder de las palabras
  1. Coherencia interna

Coherencia interna es dirigir tus pensamientos, palabras, emociones y acciones en una misma dirección.

Si sientes una cosa y haces otra bien distinta estás creando desconexión con tu ser interior o principal fuerte de energía.

Si quieres tener más energía y vibrar más alto no puedes olvidar la ley de la coherencia interna. A veces esto puede ser complicado porque muchas veces nos hacemos pequeñas traiciones por el que dirán, por agradar a los demás, por pena, por culpa, por lastima y otro tipo de emociones castrantes.

Con esto no quiero decir que no haya que ayudar a los demás, muy al contrario ayudar a los demás es otra forma fenomenal de subir tu vibración, pero !ojo! siempre que nos lo hayan pedido explicita o implícitamente porque es fundamental respetar el libre albedrío de la otra persona.

Ayudar esta bien siempre y cuando no te traiciones a ti mismo o te desgastes energeticamente, eso no seria ayudar, seria forzarte y no tendría ningún sentido porque estas ayudando a otra persona para perjudicarte tú y eso no le interesa al Universo que se rige por parámetros de equilibrio.

La regla para acertar es buscar siempre que puedas el ++ (yo gano, tú ganas)

  1. Cuida tu salud

Para vibrar más alto es requisito básico que tus cimientos estén en condiciones.

Lo primero que puedes hacer es mimar y cuidar tu cuerpo físico, salir de la mente y ponerte en contacto con el cuerpo sube automáticamente tu vibración, prestarle atención al cuerpo hace que vuelvas a estar centrado y solido, fuera de la volatilidad de tus pensamientos y emociones.

Optar por comer más sano sin llegar a extremos y hacer ejercicio acorde a tus gustos y necesidades prepara tu casa para subir de frecuencia.

Cuidar tu campo energético también es muy importante.

Cuando te sientas muy cargado, cansado o saturado te recomiendo el siguiente ejercicio para movilizar la energía de tu cuerpo astral o emocional: coloca tus manos a la altura de tu frente y como a unos 10 cm separadas del cuerpo, ves bajando lentamente tus manos hasta llegar a los pies y desde ahí vuelves a subir de la misma forma, repitelo cuatro veces: bajar, subir, bajar y por último volver a subir. Si lo haces con conciencia moverás tu cuerpo energético y te sentirás más ligero.

Si puedes hacerlo todos los días mucho mejor.

  1. Desenchufate de las malas noticias

Apaga las malas noticias y mejorarás tu vibración.

Donde está tu atención, esta tu energía y, por lo tanto, tu poder. Donde están tus ojos, están tus ojos que miran.

Si prestas atención a noticias de crisis, terremotos, suicidios o malestar en general, estarás vibrando con esas emociones sin apenas ser consciente de ello. Tú decides lo que quieres observar, eso no significa que estés negando la realidad de muchos, si no que en tus manos está la decisión de elegir el foco de la realidad en el que deliberadamente te quieres centrar, tu vibración depende de ello.

La televisión te hace estar en modo pasivo y las ondas cerebrales que emites cuando la ves son las mismas que cuando estas en estado de hipnosis, por eso es muy importante que decidas que te interesa ver y optar por una actitud de poca permeabilidad ante lo que la pantalla tiene para ofrecerte, sobre todo cuando se trata de cosas que te hacen sentir mal. En caso de duda, coge el mando y apaga la televisión, así de fácil.

  1. Descubre el inmenso poder de tus emociones

Emociones y pensamientos van de la mano, buscando pensamientos de alivio modulo mis emociones para reconectarme de nuevo conmigo mismo.

Para vibrar más alto hay que modular nuestras emociones para que empiecen a resonar con la frecuencia del Bien-estar que es la que tu deseas y no con la del mal-estar que es la que te imponen.

Este es un proceso paulatino que requiere un firme compromiso sostenido en el tiempo de querer estar mejor.

Vibrar más alto en un momento determinado puede ser fácil, una buena noticia, un excelente encuentro con amigos, un masaje o un viaje son herramientas a las que puedes recurrir para sentirte mejor. Lo que puede resultar un pelín más complicado es sostener una vibración alta la mayor parte del tiempo.

Elegir la vibración en la que deseas resonar es un acto de creación deliberada en la que tu optas por sentirte X en vez de Y ante determinadas circunstancias, pero mejor veamos un ejemplo:

una mala noticia como «me acaban de despedir del trabajo» baja la vibración a cualquiera y eso es normal, pero uno puede optar por mantenerse en esa vibración e incluso ir a peor con pensamientos como «es lo peor que me puede ocurrir» o escoger otra dirección en la que paulatinamente vayas subiendo en la escala vibracional buscando pensamientos que generen alivio emocional ante esa circunstancia como por ejemplo «es un momento para indagar en mi futuro profesional».

Estar en positivo depende exclusivamente de ti.

Si aprendes a SOLTAR DE FORMA DELIBERADA Y REITERADA tus emociones negativas podrás mantenerte en una vibración de bienestar la mayor parte del tiempo y por ende te sentirás conectado, con energía y poderoso.

Puede que en tu caso conozcas otras formas diferentes para subir tu vibración…

Quizás quieras leer: 13 objetivos de una bruja
Quizás quieras leer también: