Teosofía

La teosofía (del griego: θεός, theós, ‘Dios’, y σοφία, sophía, ‘sabiduría’) es un conjunto de enseñanzas y doctrinas difundidas bajo ese nombre por Helena Petrovna Blavatsky a fines del siglo xix. En su obra La clave de la teosofía, ella explica que el nombre teosofía es uno de los tantos que se utiliza para designar a una sabiduría sin edad, eterna, que no es otra que el conocimiento de la verdadera realidad. Del mismo modo que la ciencia no crea las leyes que rigen la naturaleza sino que las descubre, la teosofía es la realidad, y los seres humanos vamos aprendiendo progresivamente porciones del conocimiento de esta realidad. A partir de 1875 se crea la Sociedad Teosófica, que tiene como uno de sus objetivos el estudio comparativo de Religión, Ciencia y Filosofía, con el objeto de descubrir la enseñanza fundamental en cada una de ellas.

La teosofía propone que todas las religiones surgieron a partir de una enseñanza o tronco común, que ha quedado oculta bajo el velo de las doctrinas que se fueron elaborando con el correr de los siglos siguientes, llevando muchas veces a contradecir la enseñanza original. El estudio comparativo de la Ciencia y la Filosofía son otra forma de acercamiento a esta enseñanza original, que no es otra cosa que la realidad permanente que subyace por detrás del mundo sensible sujeto al constante devenir. El movimiento teosófico moderno fue creado por Helena Blavatsky, Henry Steel Olcott y William Quan Judge, quienes fundaron la Sociedad Teosófica en Nueva York en 1875.

Constituye un movimiento ecléctico occidental que funde religiones como el cristianismo, el budismo, el hinduismo y está directamente relacionado con movimientos esotéricos espiritistas de finales del siglo xviii como gnósticos, rosacruces y masónicos.​ La influencia de la teosofía es claramente visible en buena parte de otros movimientos contemporáneos, como por ejemplo la “metafísica cristiana” de Conny Méndez, la Escuela Arcana de Alice Bailey, la Sociedad Antroposófica de Rudolf Steiner, la Fundación Krishnamurti y corrientes relacionadas con las doctrinas orientalistas sobre «niveles de ascensión» (Maestros Ascendidos).

Quizás quieras leer sobre: Alice Bailey, Helena Blavatsky

Principios fundamentales

La Teosofía postula tres principios fundamentales en los que se basan todas sus enseñanzas:

  • La Unidad fundamental, fuente y origen de todo. Esta Raíz a partir de la cual surge el Universo es eterna, y permanece inalterada e igual a sí misma. Por contrapartida, el Universo manifestado está sujeto al cambio, por lo que su existencia depende de esta Unidad Fundamental.
  • El Universo, si bien es eterno en su esencia, se manifiesta a partir del Principio Único, de manera periódica, para luego volver a fundirse en esa Unidad. Esta ley de ciclos de manifestación y vuelta a la unidad es conocida como ley de necesidad o Karma, pues cada ciclo es consecuencia del precedente y causa del siguiente. Este proceso no tiene principio ni fin.
  • El alma humana es una con este Principio Universal. Se desprende como una chispa de la llama durante el proceso de manifestación, para volver a fundirse en ella al final del mismo. Sin embargo, la chispa siempre conserva un hilo con la llama (el «desprendimiento» no es total) y la fusión tampoco es absoluta al final de período, pues el alma humana no deja de compartir la esencia con el Alma Universal y también constituye el punto de partida para las manifestaciones futuras.

Emblema de la Sociedad Teosófica

Los cinco símbolos más destacados en el sello de la Sociedad Teosófica son:

  • Los dos triángulos entrelazados, también llamados Sello de Salomón.
  • El Ankh, también llamada cruz ansata, utilizada especialmente en el antiguo Egipto
  • La esvástica, símbolo antiguo que fue adoptado por los budistas en los primeros siglos de la era cristiana.
  • El Ouroboros, serpiente mordiéndose la cola que fue utilizada en numerosas mitologías antiguas, entre las que figuran la griega, la egipcia, la china, y la azteca.
  • Encima del sello está el Aum o palabra sagrada (Om).
  • Alrededor del mismo se encuentra el lema: No hay religión más elevada que la verdad.
Quizás quieras leer sobre: Ankh, Om, Ouroboros, Sello de Salomón, La esvástica