Uso de los inciensos

Uno de los fenómenos sociales interesantes que los antropólogos pueden constatar, es el extendido uso del incienso entre las culturas antiguas, modernas, y tan alejadas geográficamente como la milenaria China o el México prehispánico

En cada época y región, esta práctica se ha revestido de los sistemas de creencias y valores de sus habitantes, ocupando un lugar importante en los oficios sacerdotales relacionados con la consagración de objetos, en operaciones curativas, tanto del cuerpo como del alma, en las profundidades meditaciones que buscan paz interior, y en general en todo tipo de ritos y festejos cotidianos, de manera que el empleo del incienso no solamente está asociado con la solemnidad de los oficios mágicos y religiosos, sino también con las fiestas populares, por ejemplo en México con la celebración del día de muertos.

Frente a la observación de tan variadas practicas relacionadas con el incienso, es obligada la pregunta acerca de las causas, el por qué, ya que la conjunción de los hechos de la experiencia, siempre puede ordenarse y explicarse a partir de una base reflexiva; esta base reflexiva constituye lo que podría denominarse la filosofía del objeto de estudio.

En el caso del incienso, es posible acomodar la base reflexiva bajo tres razones principales tales son:

  1. El incienso armoniza, limpia, cura.
  2. El incienso favorece el desarrollo de la psique
  3. El incienso recuerda a lo divino.

A continuación, se analizarán concierto detalle estas premisas.

En una primera instancia se afirma que el incienso tiene efectos específicos sobre el medio ambiente, de manera que lo limpia, no solo de olores desagradables, sino también disminuye el efecto nocivo de cualquier especie de fenómeno físico o supra físico que altere el equilibrio ecológico. Sin embargo, tal fenómeno de limpieza no opera por sí solo en el medio ambiente, sino únicamente en la relación del individuo con el mismo; por ejemplo, si en un lugar silencioso aparecen abruptamente una serie de ruidos de muchos decibeles, por sí mismo el aromal del incienso no produce ningún efecto para disminuir la intensidad de los ruidos, pero sí actúa sobre el sujeto que aspira el aroma, de modo que psicológicamente se opone como una barrera que hasta cierto punto protege contra los ruidos, a pesar de que físicamente los ruidos sigan estando ahí.

La hipótesis de la armonización se apoya en una doctrina psicologista, en la cual se señala que las maneras de sentir y de pensar de del individuo actúan como la primera condición para estructurar la realidad. El buen incienso, por estar elaborado con fragancias totalmente naturales, viaja directamente a la psique del individuo, quien armonizándose con los elementos primarios de la naturaleza neutraliza hasta cierto grado los desajustes ecológicos del ambiente donde vive.

Tal es la raíz de las prácticas ancestrales de brujos y curanderos que acostumbran prender incienso en el cuarto del enfermo especialmente en el momento de llevar a cabo sus trabajos, ya que, al armonizarse la mente de enfermo con la fragancia natural, se predispone favorablemente al organismo para la curación. De aquí también que algunos destacados médicos, como el doctor Krum-Heller, enfaticen la importancia de la osmoterapia o cura por el olfato, encontrando su génesis en las prácticas de incensación de los cultos antiguos.

En segundo lugar, el incienso favorece el desarrollo de la psique, entendiendo por psique, todo ese mundo interior plagado de ideas, emociones, afectos, estado de ánimo, sueños, instituciones, etc. La psique humana es sumamente compleja porque no tiene punto de reposo o estatismo, al contrario, se mueve continuamente presentando al sujeto diferentes e interminables cuadros de la realidad. Así, por ejemplo, ante el mismo paisaje, una persona puede percibir un mundo gris o apagado, mientras que otra, lo percibe brillante y resplandeciente, ello en función de sus diferentes estados anímicos.

Desafortunadamente la mayoría de las personas no se ocupan del desarrollo a través de ciertas disciplinas de autobservación y estimulaciones correctas. El uso del incienso actúa como una poderosa estimulación que equilibra los diferentes procesos interiores, disminuye los estados de angustia, serena a la mente, fortalece la sensibilidad y el intelecto, y hasta puede provocar sueños mágicos.

El efecto generalizado del incienso sobre la psique, es reducir sus tensiones independientemente de que se localicen a nivel mental o afectivo; por ese motivo, el incienso es inseparable compañero de las personas que practican la relajación del cuerpo y especialmente de la meditación. Precisamente, tal vez una de las mejores comparaciones de lo que pueda ser el incienso, sea asemejarlo a la mente educada de un meditador experimentado, donde las emociones negativas y burdas están bajo control, donde toda la casa psíquica está en orden, donde hay paz interior, y aún las locas aguas de inconsciente reposan tranquilas a la luz de la conciencia.

Ciertamente, no todos los aromas utilizados en la fabricación del incienso poseen este señalando efecto tranquilizador, pues según se verá más adelante, existen correspondencias entre ciertas plantas y resinas con determinados estados de ánimo, no obstante, sí puede afirmarse que la generalidad de las fragancias provoca primeramente un orden psíquico mayor o menor, antes de incidir sobre el área que se desea estimular.

Finalmente, el uso del incienso orienta al corazón del individuo, consciente o veladamente, hacia el recuerdo de lo divino,

A partir de lo fundamental recuerdo del Ser Supremo, que es el acto psíquico más primitivo, hace el inmenso campo de ritos, ceremonias y magias prácticas que dignifican e imitan el aspecto creador de lo divino. No existe acto mágico autentico que no se acompañe de algún perfume particular, y aunque para el olfato agudo siempre hay olores en el ambiente, el mago verdadero nunca deja al azar esta importante área de influencia, eligiendo de antemano los aromas correspondientes al tipo de magia que llevará a cabo. De esta forma un estudio completo sobre los inciensos, debe ser compartible con los lineamientos de la magia práctica.

La modalidad clásica de utilización del incienso desde tiempos prehistóricos, consiste en introducir carbón encendido en un anafre o recipiente y ahí depositar directamente las resinas o plantas aromáticas; entonces, las resinas queman inmediatamente despidiendo un fuerte aroma y una gran cantidad de humo. Gracias a esta propiedad de humear y a la fragancia conseguida, este método ha sido el proferido por los magos y sacerdotes en sus ceremonias; sin embargo, las personas que meditan prefieren la modalidad de cono o de varita que humea mucho menos y es más tolerable para el olfato.

La forma de varita proviene de las tradiciones orientales, su base de combustión puede ser el carbón, el polvo de madera o incluso el estiércol (el cual no tiene olor desagradable y ofrece y una excelente textura para adherirse a la varita). Según sea la calidad del incienso puede incorporarse la resina aromática a la base, o simplemente sumergirse la varita en un baño de aceite o de perfume. Una varita de unos quince centímetros dura encendida aproximadamente una hora, dejando el lugar impregnado con un aroma más o menos fino y sutil, dependiendo de la calidad de sus ingredientes.

La forma de cono es menos frecuente en el mercado, a pesar de que existen muy buenos inciensos de cono orientales y mexicanos; en gran parte esto obedece, como en tantas otras cosas, a que los malos inciensos han descreditado a los buenos, además, por lo general se estima que el incienso de cono es menos practico pues es más difícil de encender y dura menos tiempo prendido. No obstante, todo esto es muy relativo, pues se insiste que existen excelentes inciensos de cono que tiene muy buen aroma y además su base de combustión es más pura que los de varita por ejemplo el incienso mexicano se fabrica con polco de madera y polvo de carbón, eliminando el nitrato de potasio por sus características agresivas, y en cambio adhiriéndole resinas aromáticas naturales.

Al margen de que se utilice cualquiera de las tres modalidades descritas, denominamos aromas únicos a aquellos inciensos elaborados con una sola fragancia. La fuerza de esta fragancia única actúa entonces sobre el medio ambiente y la psique del individuo. A continuación, se presenta una lista de los aromas que consideramos poseen mayor fuerza. Son diez los elegidos:

  • Copal:

Es una resina entre blanquecina y amarilla extraída del protium copal, especie perteneciente a la familia de las burseráceas. Este árbol crece silvestre en las tierras americanas, y sobre todo en las regiones tropicales de México, de maneara que, así como el sándalo prolifera en los países orientales, el copal puede ser considerado el rey de los inciensos americanos, cosa que se observa por ejemplo en los usos lingüísticos en México, donde se generaliza el termino incienso para el aroma exclusivo del copal.

El aroma del copal posee una belleza particular, inconfundible por la profundidad de espíritu que evoca, invitando de inmediato al recogimiento, a través de acrecentadas oleadas de paz interior. No en balde es un auxiliar de primer orden en los rituales, desde las culturas prehispánicas hasta las más modernas organizaciones de indígenas y mestizos. La resina del copal, originaria de México, es una de las más importantes aportaciones al mundo, particularmente al mundo de la magia, que desafortunadamente poco se señala. Su influencia sobre la psique es universal porque incide sobre todas las áreas metales y afectivas requeridas de equilibrio; por lo mismo se utiliza con provecho para realizar curaciones, hacer limpias de lugares, acompañar danzas concheras, meditar y ofrendar. Su principal regencia es solar, aunque puede quemarse cualquier día de la semana sin que se violente la influencia del planeta regente. Se recomienda muy en especial a ñas personas que se sienten ávidas de crecimiento interior y de comunión con la divinidad.

  • Sándalo:

Efectivamente el sándalo es el ancestral aroma oriental, que ejerce claros efectos espirituales, correspondiéndose en este relevante aspecto con el copal americano. El sándalo es extraído del leño del santalum album de la familia santaláceas; es una de las maderas más apreciadas y costosas del mundo, lo cual hace que sea muy difícil conseguirla pura; sin embargo, sí es posible conseguir buenos aceites esenciales de sándalo. Su perfume es más suave y delicado que el copal; por lo mismo, no es tan atractivo para acompañar ceremonias mágicas, aunque es ideal para la práctica de la meditación.  Acrecienta la espiritualidad en tanto que facilita la paciente observación interior, pero caree de fuerza en los rituales que requieren de entrega devocional. Sus principales regencias planetarias recaen sobre Venus y la Luna; sobre Venus, no en el sentido de avivar el amor pasional, sino los afectos de estimación y cariño más duraderos; y sobre la Luna, al dar una dirección inteligente al psiquismo desbordado propio de esa sagrada esfera. Por lo dicho, se recomienda utilizar el incienso de sándalo si lo que se busca es el autoconocimiento, consolidar los actos caritativos, o protegerse frente al ciego psiquismo del inconsciente o de la influencia dañina de espíritus extraños.

  • Incienso

Es otra goma resinosa extraida del árbol llamado vulgarmente incienso (especie Boswelia perteneciente a la familia de las burseráceas al igual que el copal). Junto con el copal y el sándalo, conforma la triada de fragancias espirituales escogidas en nuestros aromas únicos. Su fragancia parecida al copal es más penetrante que el sándalo, siendo la mayormente utilizada en los rituales de la iglesia católica; por ello, al olerla de inmediato se asocia con el olor a iglesia, a conventos, parroquias y catedrales. Sus regencias planetarias son el Sol, la Luna y Mercurio, en particular Mercurio, por ser el planeta que preside las iniciaciones en los Misterios. Este peculiar aroma despierta la conciencia de la iluminación iniciática, generadora de las ideas originales, iluminación que en germen todos llevamos y todos deseamos realizar.

  • Mirra

Con la mirra abrimos una nueva tríada de aromas, cuya tendencia es favorecer las necesidades de arrojo y dominio exigidas por la magia práctica. Es una gomorresina en forma de lágrimas, procedente de Arabia y Etiopia, de perfume intenso y ligeramente amargo. Desde un punto de vista físico, masticada, sirve como desinfectante bucal y al aspirar su perfume mejora la circulación sanguínea y la arritmia cardíaca. Sus efectos sobre la psique inciden directamente en los principios volitivos del hombre, por eso es auxiliar en los actos intencionales de los magos.

  • Romero

Es una planta arbustiva, nativa de la región mediterránea e introducida en América como hierba culinaria, se adapta fácilmente a los lugares soleados de clima templado, por eso actualmente se cultiva a gran escala en nuestro país con fines comerciales y domésticos. Desde la edad media, la sabiduría popular ha quemado las ramas y hojas de romero para desinfectar las casas y la ropa de las personas, cosa que se observa acentuadamente en México entre los chamanes, quienes se valen de su perfume y de su humo en las operaciones de limpia y curas en general. En ese sentido, su influencia sobre la mente y las emociones, es la de limpiar a fondo de pensamientos y afectos desagradables. Una cura de romero debería acompañar a todo tratamiento contra neurosis e histerias.

  • Ámbar

Es una resina fósil, posiblemente de alguna especie de pino extinguida hace muchos cientos o miles de años. Aunque su precio es muy elevado, en México, en el estado de Chiapas, puede conseguirse un ámbar excelente. El perfume del ámbar chiapaneco es acre, pudiera decirse que de personalidad masculina y añeja; por medio de ese olor, se presenta la sabiduría de siglos, adquirida a fuerza de vencimientos y sacrificio, sabiduría verdadera que no es color de rosa. Así que no se recomienda el ámbar como simple aromatizador del ambiente, pues se encuentra exactamente en el polo opuesto de los olores suaves y dulces, aunque de ninguna manera es nauseabundo, sino solemne, profundo y mágico. El ámbar, más que predisponer a la acción al yo volitivo, acicatea sin piedad al superesfuerzo de la osadía y el arrojo. Quien busque valientemente descubrir nuevos mundos y experiencias, quien con ánimo exaltado se lance a dominar su propio demonio interior, quien no tema saludar a la misma muerte, ya demuestra ser un probado guerrero y está a un paso de convertirse en un hombre de conocimiento; esa persona no debería de olvidarse del ámbar.

  • Estoraque

Los siguientes cuatro aromas de la clasificación, ejercen benéficas influencias sobre el acontecer cotidiano, ya sea atrayendo vibraciones positivas o ya sea cargando al sujeto con una personalidad magnética. El estoraque es la resina del árbol liquidámbar originario de Asia Menor, muy difícil de conseguir; sin embargo, existe un estoraque liquido americano muy semejante al liquidámbar. Este estoraque fue usado como incienso por los pueblos precolombinos, y aún lo es entre algunos grupos étnicos como los rarámuris. Debido a su fragancia acanelada y deliciosa, en la actualidad es ampliamente utilizado como base en la perfumería industrial, más en su aspecto esotérico es bien reconocido por los ocultistas por su facilidad para atraer la fortuna el éxito monetario y el desenredo de asuntos legales, ello obedece a su clara asociación con el planeta Júpiter que promueve la dignidad y la buena suerte.

  • Cedro

Desde épocas remotas, el árbol de cedro se ha identificado con el mundo de los espíritus, por ejemplo, para repeler a los ogros que se llevaban a los niños, también se buscaba su protección para combatir enfermedades contagiosas, el reumatismo, las neuralgias, la hidropesía y el escorbuto; gracias a estas cualidades protectoras y al aroma delicado de su madera, puede ser un gran sustituto del sándalo, ya que igualmente predispone a la mente a aclarar los pensamientos y dar forma a las ideas concretas. El aceite esencial de la corteza del cedro, quemado como incienso sobre la base de cabrón, se recomienda como aromatizador y protector del ambiente.

  • Rosas

¿Quién no ha aspirado el dulce perfume de las rosas, y qué poeta no lo ha asociado con los innumerables símbolos de la belleza y del amor? El aroma de esas cautivadoras flores, a la vez tan comunes y tan misteriosas, carga de un poderoso magnetismo venusino, tanto al ambiente inmediato, como a las personas que lo usan en forma de aceite o de perfume, por lo general mujeres. Esto es obvio si se observa, por ejemplo, que la mayoría de las mitologías asignan un carácter femenino al planeta Venus, sin embargo, portador de la fuerza suficiente para dominar al fogoso Vulcano. El dulce aroma de las rosas es la ilustración olfativa de este callado poder femenino. Pero el incienso de rosas no solamente estimula el amor afrodisiaco, sino abarca la esfera más general de toda especie de amor: filial, fraternal, divino, por eso no es extraño encontrarlo en templos orientales, mezquitas, salones rosacruces, etc. Inciénsese pues con rosas, no sólo la habitación de los amantes, sino todo lugar donde se quieran estimular lazos afectivos y los empeños de la caridad.

  • Ámbar Gris

Lo mismo que el almizcle y la algalia, el ámbar gris es un producto animal extraído de los intestinos de los cachalotes; el perfume conseguido de esta manera tiene un olor dulce y húmedo, bastante apreciado por los fabricantes de cosméticos. Con el fin de obtener esta deseada substancia, durante mucho tiempo se mataron muchas ballenas, cosa que choca con la mentalidad ecológica. A partir de las denuncias de los ecologistas, se han creado diversos substitutos fabricados con jugos vegetales; el mejor ámbar gris vegetal, es una réplica casi perfecta del de las ballenas. El incienso del ámbar gris es un afortunado descubrimiento que fortalece los objetivos de la magia venusina, siendo un afrodisiaco tan eficaz como las rosas e influyendo sobre los principios altruistas del ser humano.

Con el fin de completar esta información, enseguida aparece un cuadro sintético, de las áreas de influencia de estos inciensos, con otros cinco nuevos aromas de los mas utilizados.

Área de influencia

Incienso Propósito
Espiritualidad Incienso, Mirra, Ámbar, Copal Ofrendar a las divinidades
Limpieza Copal, Romero, Ruda Limpieza astral de lugares y personas
Relajación Sándalo, Coco, Cedro Meditación, descanso y relajación
Magnéticos Canela, Estoraque, Cítricos Negocios, atracción de dinero y bienes materiales
Afrodisiacos Rosas, Ámbar gris, Pachuli

Amor filial, fraternal y de pareja.

holayolo sun
A %d blogueros les gusta esto:
yop