Gerald Gardner

Gerald Brosseau Gardner  (13 de junio de 1884 – 12 de febrero de 1964)

Fue un sembrador de caucho, super intendente, antropólogo autodidacta y brujo.
Gardner afirmaba que fue iniciado en el Arte de la Brujería por una sacerdotisa del coven New Forest; la vieja Dorothy, quien fuera su mentora y le diera la iniciación después de que Gardner cumpliera 55 años. Durante su estancia en el coven conoció brujas que le dieron material suficiente para escribir su libro más popular, «Witchcraft today» (La brujería hoy), título que evoca al presente las practicas paganas antiguas, un libro que consta de doce capítulos; en él se narran historias folclóricas que tratan de volverse mitos y de esa manera, explicar al lector el mundo mágico antiguo y como rescatarlo en la nueva era.

Gardner, con 70 años de edad, publica su libro demostrándonos que nunca es tarde para conseguir que nuestras pasiones se vuelvan realidad. A partir de lanzar «La brujería hoy» y gracias a la ley de derogación de brujería en Gran Bretaña, Gerald Gardner se popularizó como uno de los personajes de la brujería moderna, su excentricidad y desparpajo a la hora de hablar de sus pasiones mágicas y sus practicas místicas lo condujeron a formar alianzas con Doreen Valiente, juntos sintetizaron una serie de rituales prácticos para la religión Wica.

Quizás Quieras leer también:
Doreen Valiente
La Vieja Dorothy

El día de hoy recordamos honrosamente a Gardner, padre de Wica moderna, fundador de un movimiento que hasta el día de hoy sigue arrojando frutos: Wica es una religión del presente, vive y evoluciona junto con sus adeptos.

Quizás Quieras leer: Wica, con una «c»

Recuerden que el legado de Gardner esta entronizado en una religión de amor:
» Nunca alardes, nunca amenaces, nunca desees mal a nadie».

Feliz encuentro
Feliz partida
Y feliz reencuentro otra vez.

Su vida

Gerald Gardner nació en Crosby, cerca de Liverpool, Inglaterra, en una familia de clase media alta, que era dueña de «Joseph Gardner & Sons», la más antigua y grande importadora de maderas. En su infancia lo dejan al cuidado de Josephine «Com» McCombie (1878-1968), una niñera irlandesa 6 años mayor que él, quien posteriormente se convertiría en la figura dominante de su infancia. Gerald sufría de asma y el frío y húmedo clima de Inglaterra empeoraba su condición, así que su niñera sugirió llevarlo a un clima más cálido. Eventualmente ambos se fueron a Asia, donde Gardner vivió gran parte de su juventud adulta.
En 1908 fue plantador de caucho, primero en Borneo y luego en Malasia. Después de 1923 trabajó como inspector gubernamental en el servicio postal en Malasia. En 1936, a la edad de 52 años, se retiró a Inglaterra. Publicó «Keris and other Malay Weapons» (1936), basado en su investigación de las armas y prácticas mágicas del sureste asiático.

Aparentemente bajo consejo médico, adoptó el naturismo a su regreso a Inglaterra. También desarrolló un gran interés en el ocultismo. Los que le conocieron en el moderno movimiento de la Wicca o brujería recuerdan que fue un firme creyente en los beneficios terapéuticos de los baños de sol.

Gardner publicó dos trabajos de ficción: «A Goddess Arrives» (Una Diosa llega) (1939) y «High Magic’s Aid» (La Ayuda de la Alta Magia) (1949). Estos fueron seguidos por los ensayos «Witchcraft Today» (Brujería Hoy) (1954) y «The Meaning of Witchcraft» (El Significado de la Brujería) (1959).

En 1957 Gerald Gardner conoce a  Dorothea Frances Rosedale, con quien se casa el 16 de agosto del mismo año y quien sería su fiel compañera por treinta y tres años, durante los cuales ella nunca tomó parte en el arte de la brujería.

En su madurez, Gardner se obsesionó con un libro de códigos extraños. Aseguraba que él poseía sólo una copia, ya que el original se encontraba oculto al extremo sur del planeta, en una cadena de montañas (posiblemente los Andes), aunque decía no saber dónde.

El 12 de febrero de 1964, sufre un ataque al corazón, provocándole la muerte, a bordo de una embarcación mientras se dirigía hacia Líbano. Fue sepultado en Túnez, próximo puerto de escala del buque, y su entierro fue atendido solamente por el capitán del barco. Tenía 79 años de edad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.