Margaret A Murray

Egipto en la sangre

Margaret Murray nace en 1863 en Calcuta, India provincia Inglesa en aquella época, desde muy pequeña mostró grandes habilidades para la escritura, fue trabajadora social y enfermera. Para finales del siglo XIX se traslada a Londres donde estudia Egiptología y entra al grupo del famoso egiptólogo William Flinders Petrie.

La egiptología en estos momentos era muy distinta a la que observamos hoy en día, en aquel entonces se trataba de excavaciones, desmantelar el lugar y llevarse todos los vestigios a importantes benefactores e interesados en la cultura antigua, para después ser expuesta y comercializada como ornamentos y vestigios antiguos. Además la ilegalidad en las excavaciones en toda la zona del antiguo Egipto era inminente. Sin embargo, se veían ya los primeros intentos de conservar e investigar más sobre la cultura y dejar atrás los saqueos.

De momias a brujas feministas

Murray rápidamente se destacó en su campo, fue la primer mujer en quitar los vendajes de una momia y descubrió el Osirión, famoso templo de Osiris, esto también le permitió acceder a libros sobre culturas antiguas y algunos escritos inclinados hacia el ocultismo y el paganismo.

Pensemos que iniciado el siglo XX las ideas feministas eran simplemente inconcebibles para una sociedad machista y misógina, pero para Margaret esto no fue impedimento para sumarse a la fila de la generación que plantó la semilla para las feministas actuales.

Después de un largo período sin trabajo en el campo de la Egiptología, claramente reservada para hombres, regresa a la escritura y publica el libro que se antoja impactante y revolucionario para la época,  “El culto de la brujería en Europa occidental”. Este libro a grandes rasgos, deja de manifiesto la historia de la brujería, sin duda un tema complicado de exponer en la época y más aún para una mujer.

Murray siguió escribiendo sobre temas de brujería como en “El Dios de los Brujos” donde hace un estudio exhaustivo de este Dios con cuernos, al que tanta alusión hacen las culturas paganas, que la iglesia actual utilizó para su representación del mal, del Diablo.  Incluso escribió sobre seres como hadas, enanos, elfos y otras criaturas fantásticas que aseguraba existían y que igual que los gitanos, estas criaturas se escondían en bosques y cuevas.

Artritis menguante

A pesar de que Murray intentara mantenerse activa hasta los últimos días de su vida sufría de artritis la cual menguo su salud y finalmente muere en 1963-

El legado que Margaret Murray dejo a la comunidad wiccana fueron sus libros que intentaron situar y contar la historia de la religión pagana e incluso ejemplificó sus rituales y creencias. En su época fue criticada y señalada, pero fue hasta que se crearon las bases de la religión wiccana que se retomaron sus enseñanzas y se le considera por eso “la abuela de religión wiccana”.

Quizás quieras leer nuestra nota sobre el libro «El dios de los brujos» y descargarlo

Quizás quieras leer también: