Jóvenes brujas.

Ligera como pluma, Tiesa como tabla.

Una de mis películas favoritas, y que aún hoy me emociona.

Verán, cuando se estrenó esta cinta en 1996 yo tenía 9 años, con una clasificación para adolescentes y adultos tuve que esperar algunos años para poder verla. Fue en la secundaria que conseguí  la película y después de organizar una pijamada con las amigas nos dispusimos a verla.

De qué va la película:

  • Fecha de estreno: 27 de septiembre de 1996 (1h 40min)
  • Dirigida por: Andrew Fleming
  • Reparto: Fairuza Balk (Nancy), Robin Tunney (Sarah), Rachel True (Rochelle) y Neve Campbell (Bonnie)
  • Género: Fantasía

Sinopsis:

“Después de haber vivido en varias ciudades diferentes junto con su padre, Sarah acaba de mudarse a Los Ángeles. Su nueva vida incluye nueva casa, nuevos amigos y empezar en un nuevo instituto. Al principio se siente un poco aislada por sus compañeros, pero cuando un grupo de tres chicas irrumpen en su vida, Sarah compartirá con ellas su pasión por la magia y los poderes sobrenaturales.”

Puedes ver el tráiler en el siguiente enlace:

En resumen:

Nancy, Bonnie y Rochelle son tres estudiantes de secundaria obsesionadas por el tema de la brujería, consideradas como las parias de la escuela, representan a esas chicas raras del colegio que eran evitadas o señaladas. Un día llega una nueva alumna (Sarah) quien después de llevarse una desilusión con el popular de la escuela, queda renegada del grupo, pero Sarah es una innata poseedora de poderes sobrenaturales, de lo cual se percata Bonnie y convence a sus amigas de unirla a su coven; Sarah en su inocencia, será la catalizadora de lo que sus amigas y ella desean: vengarse de una vez por todas de sus compañeros abusadores.

El tono relajado de los primeros minutos va dando paso a una trama fatídica y aleccionadora sobre el uso y el abuso de la brujería. El clan de estas cuatro extrañas amigas es análogo a la pandilla masculina. Si los hombres resuelven sus problemas a los golpes, ellas los solucionan con el poder de su mente. Sólo que la magia suele ser más poderosa que quien la maneja.

Cabe destacar el personaje de Nancy, una mujer intensa y peligrosa que hechiza por su locura, y de la cual sin duda habría visto una secuela o spin off.

Se cumplen 23 años del estreno de The Craft, película de culto, sus protagonistas se convirtieron en íconos de la moda y modelos del empoderamiento femenino.

Como mencioné al principio, esta cinta fue una bocanada de aire fresco, ya que asistía a una escuela religiosa, de las hermanas del sagrado corazón de Jesús en Veracruz, para ser más exactos; en un ambiente tan reprimido como limitante, donde por buscar respuestas comencé a investigar sobre la religión Wicca, sin saberlo estaba buscando mi camino en la mística y esta película mostraba una versión muy realista y apegada a la verdad sobre los rituales y prácticas en Wicca, cosa que fue intencional ya que Pat Davin, productora de la película y Fairuza (Nancy), son practicantes de la misma.

 

Pat Devin, es una Sacerdotisa Diánica Mayor. Fue una de las consultoras más utilizadas durante la filmación, y usaba elementos en la película extraídos de rituales paganos verdaderos para darle al film un aire de autenticidad mientras mantenía un nivel de comprensión y respeto hacia las creencias y religiones de donde se originaban las ceremonias. Fairuza Balk era dueña de una tienda de brujería en Hollywood hasta el año 2001. La tienda era Panpipes Magickal Marketplace ella fue quien ayudó a conseguir dagas y cuchillos para ser usados en ciertas tomas de la cinta, además de que el libro que en la película se titula “Invocation of the Spirit”, es en realidad un libro que Fairuza prestó a la producción, el libro originalmente se llama “The Book of Ceremonial Magic”, mismo que, efectivamente, presenta capítulos completos sobre invocación de espíritus.

La deidad que se invoca en la película es “Mannon”, esta deidad fue inventada con la finalidad de que quien quisiera imitar la película no llamara fuerzas desconocidas; con el fin de dar realismo a la cinta las cuatro actrices que representan a las brujas, decidieron leer ritos reales que encontraron en libros de Wicca. El director declaro que mientras filmaban dichas escenas había inexplicables pérdidas de luz, cambios climáticos drásticos e incluso, en una ocasión, un ataque de murciélagos en plena playa.

El ejercicio de “ligero como pluma, tieso como tabla”, puede ser practicado fácilmente y fue uno muy popular a finales de los noventas.

Rubin Tooney, (Sarah) usó peluca ya que por un proyecto anterior se afeitó la cabeza, lo cual simplificó la escena donde cambia de color su cabellera.

“How soon is now”, de “love spit love” fue la canción que sobresalió del soundtrack de esta cinta y después se utilizó como la entrada de la serie Hechiceras.

Existe una versión de parodia, protagonizadas por drags.

 Con personajes con los que fácilmente puedes sentirte identificada, el ser diferente en un grupo, buscar qué hay más allá y la lucha entre querer pertenecer sin dejar de ser tú. La película no es perfecta, tiene algunas fallas, pero sin duda ¡si te gusta el tema de las brujas y la magia debes verla!

holayolo sun
A %d blogueros les gusta esto:
yop