Mediumnidad

La mediumnidad (médiumnité, en francés) es la facultad de la que dispone un médium para ponerse en contacto con las personas ya fallecidas u otras entidades de otros planos o realidades.

Canalización

En Esoterismo, se llama «el canal» a la frecuencia a través del cual se dice recibir la información espiritual, lo que implicaría comunicación telepática.​ Las frecuencias determinarían los niveles y calidad de la canalización. Los clarividentes, psíquicos, pitonisas, trabajarían entonces a través de diferentes frecuencias. Al hacer parte de un proceso de comunicación, se tienen en cuenta tres componentes:

  1. El agente emisor. La fuente de donde surge la información.
  2. El agente receptor de lo que se transmite.
  3. El medio, por el cual se intenta transferir el pensamiento, la idea, el deseo, la impresión y, por consiguiente, algún conocimiento.​

Ejemplos de canalización se encuentran en Madame Blavatsky, quien aseguraba haber sido el canal para que el Maestro Morya dictara el libro La Doctrina secreta. Alice Bailey alega haber servido de canal al maestro Djwhal Khul para el libro Tratado sobre fuego cósmico y otros más. Helen Schuman dice haber recibido del Maestro Jesús el libro Un curso de milagros. Tony Stubbs asegura que su libro Manual para la ascensión fue canalizado por Serapis Bey. Lee Caroll es uno de los tantos «canales» de Kryon.

Quizás quieras leer sobre: Madame Blavatsky, Alice Bailey, Telepatía, Clarividencia

Un poco de historia

La edad de oro del Espiritismo moderno abarcaría aproximadamente desde el año 1850 hasta el comienzo de la II Segunda Guerra Mundial. El Espiritismo como tal se inició en Francia con El libro de los espíritus de Allan Kardec, pasando luego a Estados Unidos, donde se mezclaría con creencias, misticismo y espectáculo. En Brasil, el médium principal era Chico Xavier (1910-2002). Pero en realidad sus raíces se esconden en el mismo surgimiento de la Humanidad, como ha quedado testimoniado en diversas culturas, por ejemplo, el oráculo de Delfos y otros menos reconocidos en el mundo grecorromano o en el chamanismo.

Numerosos investigadores y científicos de la época, algunos de ellos Premios Nobel y primeras figuras del elenco científico internacional, realizaron investigaciones y trabajos sobre las facultades de los médiums. La médium más joven de la que se ha escuchado es Selene Gauna, más conocida como Avalon, con solo 14 años de edad.

Existen distintos tipos de mediumnidad como, por ejemplo, la de psicografía, sanación, de incorporación, de fenómenos físicos, entre otras. Hay quienes consideran que existen más de setenta mediumnidades diferentes.

Como desarrollar tus habilidades

Los Médiums Psíquicos perciben espíritus en otras dimensiones usando una o más de las siguientes habilidades:

  • Clarividencia: Los médiums clarividentes pueden ver espíritus, auras, objetos y lugares que no son percibidos por otros. Las personas que han fallecido pueden aparecer ante ellos en visiones, o pueden sentir vívidamente un lugar al que nunca han ido. Los médiums psíquicos tienen estas visiones con su tercer ojo, ubicado entre los dos ojos físicos. Todos tienen un tercer ojo, pero el de la persona promedio suele estar cerrado o ser muy débil para usarse.
  • Clariaudiencia. Los médiums clariauditivos pueden escuchar mensajes del “otro lado,” ya sea física o psíquicamente. Son capaces de comunicarse con espíritus que están a miles de millas de distancia, o en totalmente en otra dimensión.
  • Clarisentencia. Los médiums clarisintientes viven la comunicación psíquica a través del tacto, olfato y gusto. Pueden sentir el dolor o placer de cualquier espíritu con el que se estén comunicando u otra persona que esté en la habitación.

Todos tienen un nivel de habilidad psíquica, que nos ayudará a intuir los sentimientos de otras personas y conectarte con tu lado espiritual. Considera las siguientes preguntas para ayudarte a determinar tu nivel de habilidad psíquica:

  • ¿Eres un médium psíquico? Algunas personas empiezan teniendo visiones, escuchando mensajes, o sintiendo fuertemente la presencia de espíritus desde una temprana edad. Ellos no saben necesariamente lo que están sintiendo hasta que crecen. Un psíquico natural es extremadamente raro.
  • ¿Eres clarividente, clariauditivo o clarisintiente? Tal vez te sientes en la cúspide del desarrollo de tus habilidades en una de éstas áreas. Eres sensible y receptivo a los sentimientos, emociones y comunicación de otros, y has tenido experiencias que consideras paranormales
  • ¿Estás interesado en convertirte en un médium psíquico, pero nunca has tenido una experiencia paranormal? Es posible trabajar en ciertas habilidades y abrirte a la posibilidad de trabajar tus músculos psíquicos. Con algo de práctica, puede que sea posible abrir y fortalecer tu tercer ojo.

La mediumnidad psíquica se trata de estar abierto a la comunicación con el «otro lado.» Intenta los siguientes métodos para aumentar tu estado de alerta y abrir tu tercer ojo:

  • Pon atención a tu intuición. No ignores tus sueños. Acepta los sentimientos extraños y las ganas que tienes de hacer algo. Reconoce las diferentes energías que te afectan durante el día.
  • Pasa tiempo en silencio y soledad cada mañana. Después de despertar, antes de empezar tu día, pasa tiempo permitiendo que los pensamientos y emociones se apoderen de ti. No controles lo que venga; dále la bienvenida y absórbelo. Abre tu mente a la posibilidad de recibir comunicaciones de energías generadas fuera de ti.
  • Intenta la escritura libre. Escribe lo que te venga en mente justo en el momento en que lo pienses. No juzgues las palabras y edita editarlas. Lee de nuevo lo que escribiste un par de horas después. Los mensajes que recibas de otros seres no siempre serán claros, pero escribirlos te ayuda a encontrar patrones.

Una buena forma de empezar es encontrar un grupo de médiums que se junten a recibir mensajes del otro lado. Una vez que estás cómoda en el proceso, intentalo tú sola, o invita a otros médiums a unirse.

  • Instala una habitación en una parte tranquila de tu casa. Atenúa o apaga por completo las luces y agrega unas cuantas velas para ayudar a crear un ambiente espiritual.
  • Di una oración o canto para preparar el espacio para la comunicación y llamar a los espíritus a que se unan al círculo.
  • Reconoce la presencia del espíritu o espíritus que se acercan a ti. Permite la recepción de imágenes, sentimientos, olores – cualquier cosa que ellos quieran decirte.
  • Pide a los espíritus que se identifiquen. Cuando recibas una respuesta, confírmala en voz alta. Sigue hablando con el espíritu con preguntas y recibiendo las respuestas.
  • Entiende que en esta primera etapa no podrás controlar el efecto que la comunicación tiene sobre ti. Puedes sentirte asustado o sentir dolor. Conforme desarrollas tus habilidades como médium, podrás controlar mejor la forma de comunicarte con el otro lado.

Las librerías y centros espirituales en tu área pueden ofrecer fuentes educativas. Haz una investigación en línea y ve a ferias psíquicas y conferencias para que descubras más sobre las clases, talleres e incluso certificaciones para nuevos médiums psíquicos.

Si tienes un amigo o miembro de tu familia que está angustiado por los asuntos sin resolver que tenía con alguien que ha fallecido, ofrece tus habilidades para ayudarle.

  • Durante el periodo de la sesión o trance, nota que como médium no puedes hacer muchas preguntas sobre la persona a quien ayudas. Un buen médium nunca le pregunta al cliente el nombre del fallecido a quien estás ayudando; de otra forma, no es una lectura válida. Depende de ti el validar el nombre de quien ha muerto, su ocupación en la vida, fecha de nacimiento, descripción física, cómo murieron, etc.
  • Recuerda que hacer una lectura psíquica es una gran responsabilidad. Puede ser un proceso muy emocional para todas las personas involucradas.

Un médium psíquico creíble y acertado no lee mentes. Recuerda que los médiums también son humanos, y pueden cometer errores.

Deja una respuesta