Las moiras, hijas de la noche, tejedoras del destino.

Imagen relacionadaLas Moiras o Parcas.

Los seres humanos poseemos un tiempo marcado de vida y muerte, somos seres mortales, donde existe un intervalo de temporalidad entre estos dos principios: vida y muerte. Cuando nacemos no conocemos con exactitud el intervalo de vida que poseemos.

Dentro de la mitología griega este camino de cada vida humana está simbolizado por las Moiras o también llamadas Parcas dentro de la tradición romana, que hacen referencia al tiempo finito del ser humano.

Hesiodo quien era un poeta griego, escribió dentro de su Teogonía, que las Moiras fueron paridas por la Noche sin acostarse con absolutamente nadie, sus nombres eran Cloto, Láquesis y Átropo, ellas eran quienes concedían a los mortales, cuando nacen, la posesión del bien y del mal. Ellas trabajan en la obscuridad en un no-tiempo, en un no-espacio, ocultas de cualquier mirada y donde los humanos no tienen acceso. El poder de las Moiras se ve reflejado en todas las acciones humanas su labor es permanente y entretejen los hilos de cada existencia con los demás hilos, combinando y trenzando unos con otros o también separandolos para tal vez para nunca juntarlos más. Y según Hesiodo son las que conceden a los humanos el ser felices y desgraciados.

Las Moiras eran expertas en el arte de tejer y eran las encargadas de establecer el destino de los humanos desde su nacimiento hasta su muerte. Son tres hermanas las Moiras que representan el paso del tiempo. Átropo representa al pasado, a lo que ya no se puede dar marcha atrás y es ella quien corta el hilo cuando llega la hora de la muerte, esta es la más vieja de las hermanas era la más temible de las tres ya que representa el momento justo de morir cuando ella llega se cancela en definitiva el hilo de la vida, es representada con unas tijeras de cocer y una caja donde guardaba los hilos que cortaba; Láquesis representa al futuro y cuya vida humana es medida por la vara de Láquesis, su nombre significa suerte, con su vara ella medía la extención del hilo urdido por su hermana Cloto; y por último tenemos a Cloto era la más joven de las tres hermanas quien representa el presente y en donde cada vida en particular es representada por una hebra de lino que sale de la rueca de Cloto, la longevidad de cada individuo dependía directamente de la cantidad de hilo que podía devanar esta Diosa, los poderes que poseía era la capacidad de decidir quien tenía derecho a nacer y quien podía salvarse o morir.

Dentro de los griegos estas tres Diosas eran invocadas en los ritos de transición, para que estuvieran presentes durante los momentos más memorables de la vida de los seres humanos como era el nacimiento, el matrimonio y la muerte, se les hacía ofrenda de alimento, ovillos de lana e hilos.

En otra versión del mito de la Moiras se dice que estas tres Diosas son hijas de Zeus ( que representa la inteligencia) y de Temis ( la justicia), y desde esta visión podemos observar que las Moiras representan el tiempo que Zeus tiene establecido para los humanos.

Las Moiras es un simbolismo donde es un devenir temporal, cada hebra que confeccionan representa el destino individual, el hilo va tomando forma entre las manos de las Moiras, y en ellas vemos representado el presente, pasado y futuro.

Las Parcas es un sincretismo de la Moiras en el panteón romano, en este panteón toman el nombre de Nona, Decuma y Muerta, y donde no sólo tomaron importancia por el destino de los humanos, sino que a ellas se les atribuyo el destino del imperio entero, y donde se les atribuyeron otros símbolos como el libro de la vida, la balanza y un reloj de sol y esfera.

Resultado de imagen para himno a las moirasHimno Órfico

Moiras infinitas, amadas hijas de la negra Noche, escuchad mi súplica, gloriosas, que habitáis en la laguna celes­te, donde el agua congelada, al calor de la noche, se deshace en el fondo oscuro e imponente de la cueva de hermosas piedras, de donde voláis a la inmensa tierra de los mortales. Desde allí, pues, os encamináis al reputa­do género humano, de vana esperanza, cubiertas de pur­púreas vestiduras en la llanura letal, donde la gloria impulsa el carro que abarca toda la tierra más allá del límite de la justicia y de la esperanza, de las preocupaciones, de la norma antiquísima y del infinito principio que se rige por una buena ley. Pues la Moira es la única que vigila en la vida, y ningún otro ente inmortal de los que ocupan las cimas del nevado Olimpo; y también la perfecta mirada de Zeus. Porque cuanto nos acontece, todo lo sabe enteramente la Moira y la mente de Zeus. Mas venid amables, suaves y complacientes, Átropo, Láquesis y Clo­to de hermosas mejillas; aéreas, invisibles, constantes, por siempre inflexibles, que todo lo otorgáis y quitáis, a la vez; imperiosa necesidad para los mortales. Escuchad, pues, Moi­ras, mis piadosas plegarias, recibid mis libaciones y acudid como liberadoras del mal para vuestros iniciados con una intención benévola.

 

holayolo sun
A %d blogueros les gusta esto:
yop