Animales de poder: El Cuervo.

Protagonista de varios mitos y leyendas, el poderoso cuervo con su profundo y espeso plumaje color negro y su característica apariencia física, le dan esa percepción malévola que a muchos  provoca temor. 

El cuervo es un ave simbólica que ha estado vinculada en multitud de ocasiones con el mal, el demonio y la oscuridad. En el imaginario colectivo es precisamente esta ave el augurio de que algo oculto nos observa, nos acecha, un emisario entre los planos que nos avisa con sus graznidos que no estamos solos; recordemos la introducción de la película “El Cuervo” de 1994, dirigida por Alex Proyas:


«Antiguamente la gente creía que cuando alguien muere,
un cuervo se lleva su alma a la Tierra de los Muertos.
Pero a veces sucede algo tan horrible que, junto con  el alma,
el cuervo se lleva su profunda tristeza y el alma no puede descansar.
Y a veces, sólo a veces, el cuervo puede traer de vuelta el alma para enmendar el mal.

CARACTERISTICAS FÍSICAS:

El cuervo,  es un ave de tamaño mediano a grande que puede medir de 54 a 67 centímetros y su peso oscila entre 0.69 y 2 kilos, con las alas extendidas llega a medir 115 a 130 centímetros; posee un plumaje totalmente negro, aunque en ocasiones suele ser un plumaje combinado entre blanco y gris en áreas como el pecho, vientre y cabeza; al verlos con la luz del sol su plumaje negro resplandece con un tono azulado, la cola es larga con una forma parecida a la de un rombo.

Su pico es  de color negro, corto, curvo y muy fuerte, lo utilizan como arma y herramienta para atrapar a sus presas: existen algunos que poseen un parche de plumas en forma erizada que llega hasta las fosas nasales, el cuello es grueso y en los ojos del cuervo el iris es de color marrón oscuro. 

El vuelo del cuervo generalmente puede llegar a confundirse con la de las aves rapaces.

Omnívoros, carroñeros y con gran inteligencia, el cuervo es capaz de imitar el sonido de otras aves, incluso palabras aún mejor que los loros.

SIMBOLISMOS:

El cuervo es un importante tótem entre las tribus americanas y en la cultura celta europea. Tiene un simbolismo complejo lleno de contradicciones: como ave solar y emisario tenebroso, ya que anuncia la desgracia y a veces protege.  Todo depende de la visión cultural del lugar y su relación con los dioses.

La principal característica del cuervo es su sorprendente color negro. A veces tienen reflejos  de un azul profundo y morado en las plumas también. El Negro es la percepción visual de máxima oscuridad, debido a la inexistencia  total de luz. El Negro al contrario del blanco -que es la suma de todos los colores-, no refleja una radiación visible. Es la Nada en el Pensamiento Mágico. El negro es el color del final de la creación  y su transformación. Del Gran Misterio y del Espíritu.

Los celtas, nórdicos y nativos americanos tenían leyendas acerca de este pájaro y ocupaba un lugar central en estas culturas. Convirtiendo a este pájaro en un elemento intermedio entre la vida y la muerte. Cuando un humano poderoso se despedía de la vida en la tierra, el cuervo era el encargado de llevar su alma a la vida posterior. Eso sí, sólo seleccionaban las almas procedentes de humanos fuertes.

Puede que una de las razones por la que esta especie sea tan misteriosa, es que es un animal poderoso y misterioso. Ellos conocen cosas pero no están dispuestos a compartirlas y a veces esconden todo ese conocimiento mediante bromas. El cuervo también simboliza curiosidad, por lo que es un animal que nos recuerda que debemos mantener la curiosidad, explorar sin miedo, sin perder el camino hacia nuestra esencia.

MITOLOGIA NORDICA

En la mitología nórdica  los cuervos representarían el principio de la creación, y  se consideraban consagrados al dios Odín, personificación de la exaltación psíquica en combate, dos cuervos, uno que simbolizaba el Pensamiento (Hugin) y otro que simbolizaba la Memoria (Munin).  Ambos eran enviados al alba a recoger información y regresaban por la tarde. Se posaban en los hombros del dios y susurraban a sus oídos todas las noticias. Por eso Odín lo sabe todo y es llamado “Rafnagud” (‘dios de los cuervos’).  Los mitos nórdicos atribuyen a Odín la frase: “Temo porque no vuelva Hugin, pero temo aún más por Munin”.

En las antiguas Eddas la figura del cuervo cobra especial relevancia al estar siempre unida a la imagen de Odín: Odín era también conocido como el Dios Cuervo, el primero y más antiguo de los dioses.

“El espíritu de Odín está en sus cuervos cuando vuelan.”

Odín tenía muchas hijas conocidas como Valkirias que tenían el poder de transformarse en cuervos, ellas recogían a las almas de los guerreros nórdicos caídos en la batalla y los ayudaban a llegar al paraíso, “el Valhalla”, donde descansarían en paz.

La importancia del cuervo para los vikingos era tal que usaban su representación como un hechizo, este se  trazaba como símbolo en sus velas, escudos, armas, hogares y sobre el cuerpo mismo.

 El mítico Ragnar Lodbrok tenía una bandera llamada “Reafan” y bordada en ella estaba la imagen de un cuervo. Según la leyenda, si la bandera flotaba al viento, Lodbrok  vencería, pero si la bandera colgaba sin movimiento, se perdería la batalla. El rey Harald poseía también una bandera con la imagen de un cuervo llamada “Landeythan”. Tales banderas eran también utilizadas por numerosos vikingos como el conde de las Orcadas y el rey Knut II de Dinamarca.

The Spear Of The God Odin – Gungnir. Two ravens and Scandinavian pattern, isolated on white, vector illustration

MITOLOGIA ROMANA

En Las metamorfosis de Ovidio, un cuervo comienza vistiendo un plumaje blanco antes de que Apolo lo castigara  transformado sus hermosas plumas al negro.

“Apolo estuvo un día tan enamorado de la princesa Coronis hija del rey Flegias, que confió a un cuervo blanco el cuidado de velar por ella. Un día que el cuervo descuidó su vigilancia, Coronis se dejó seducir por un mortal llamado Ischys. Cuando Apolo se enteró de eso, se puso tan celoso que mató a la joven de un flechazo en pleno pecho. Pero cuando estaba a punto de morir, Coronis reconoció que esperaba un niño de él. Salvado por Apolo, Asclepio fue confiado al centauro Quirón, encargado de educarle. Como castigo por su negligencia, Apolo vistió al cuervo con un oscuro plumaje negro.”

También relata que Atenea transformó a la virgen hija de Coroneus, en un cuervo para salvarla de Poseidón. También se dijo que era un cuervo quien estaba posado en las manos de Atenea en la estatua de Paus. Lo curioso es que también otra leyenda cuenta que la diosa sustituyó al cuervo por un búho, ya que los cuervos eran parlanchines e indiscretos, cosa que molesta a la diosa Atenea.

Aun así, la capacidad del cuervo para hablar era el reflejo de la gran sabiduría y capacidades del ave.

LOS CELTAS

La mitología celta, es la que más numerosas  referencias ofrece sobre el papel mítico del cuervo, que acompaña a diversas divinidades y héroes, casi siempre en contextos de guerra.  El cuervo está considerado como un ave de mal agüero debido a su plumaje negro, su grito ronco y su necrofagia. Puesto que los cuervos son carroñeros que consumen, entre otras cosas, seres humanos (muertos o víctimas de la guerra), a menudo se han asociado a la muerte y a las almas perdidas.

Los cuervos se asocian a la guerra y a los campos de batalla bajo las representaciones de Badb y Morrigan. La diosa Morrigan transformada en cuervo se habría posado sobre el hombro del héroe Cúchulainn después de su muerte. Recordemos que Morrigan poseía la habilidad para convertirse en cuervo y Badb en corneja.

En los ciclos épicos celtas de la Irlanda medieval, una de las principales familias que aparece es la de Branwen, cuyo nombre viene de la palabra “brân”, que significa cuervo o corneja. Sobre el hombro del héroe Cuchulainn, que se ató a sí mismo a un árbol para permanecer erguido incluso mientras moría, se posó en forma de cuervo la diosa Mórrigan o Badb, asociada a los conceptos de la muerte y de la destrucción, avisando así a los enemigos de Cuchulainn de que éste ya estaba muerto y de que podían acercarse a él sin temor para decapitarlo.

En otro texto épico irlandés, la princesa Deirdre, dotada del don de la profecía, observa a su padre, el rey Conchobar, desollando a un ternero en la nieve mientras un cuervo bebe la sangre derramada. Siente así que el hombre a quien ella elija para casarse deberá tener tres colores: el cabello negro como el cuervo, la piel blanca como la nieve y las mejillas rojas como la sangre. Deirdre encuentra a ese hombre, Naoise, pero cuando éste es asesinado, decide suicidarse para no tener que casarse con el asesino de Naoise. Por tanto en esta historia mítica encontramos al cuervo envuelto en presagios y en futuros sucesos nefastos.

También se relaciona con el cuervo el dios celta Lugg, “El Brillante”, dios solar, de este mundo y del más allá, que igualmente ofrece funciones augurales, mágicas y guerreras y que es el padre divino del más célebre guerrero celta, CúChulainn. Lugg puede considerarse como la más importante divinidad del panteón celta, con interesantes relaciones con Apolo, igualmente de carácter solar, de este mundo y del mundo de los muertos. Su nombre deriva de Lugos, que en lengua celta significa “negro” y “cuervo”. La relación de Lugg con el cuervo era muy estrecha, pues en la Segunda Batalla de Mag Tuiredl, los cuervos avisan a Lugg de la llegada de sus enemigos los Fomorianos.

Otros mitos célticos de las islas británicas cuentan que los cuervos se asociaban con el héroe galés Bran, el Bendito, el hermano de Branwen, cuyo nombre se traduce en “cuervo”. Se representa como un gigante y como rey de los Bretones en los relatos de Mabinogi. Según estos relatos, la cabeza de Bran fue enterrada en la Colina Blanca de Londres como talismán contra los invasores.

Alguien más pensó en cierto personaje de Juego de Tronos…

En la cultura de los indios norteamericanos, el color negro tiene diversos significados, pero no simboliza el mal. El color negro puede expresar, por ejemplo, la búsqueda de respuestas, el Vacío, o el camino para las dimensiones meta-físicas. El color negro-azulado del Cuervo posee una luminosidad que simboliza la magia de la oscuridad y una mutabilidad de nuestros procesos de transformación.

En la mitología de varias tribus de la tundra norteamericana, se habla de un “tiempo Lejano” (Khadontsídnee) en el cual todas las criaturas (plantas, animales y seres humanos) vivían interrelacionadas entre sí: todos hablaban el mismo idioma y tenían una forma parecida. En esos relatos se explica cómo esos humanos terminaron por convertirse en animales y plantas que actualmente conocemos; esta mitología ofrece la percepción particular del chamanismo, ya que recuerda que debemos respetar a la naturaleza porque animales y plantas también tienen espíritu.

SIMBOLISMOS Y REPRESENTACIONES DEL CUERVO:

El Espíritu del Cuervo “transformador, embustero y creador”

 Las tribus indígenas del noroeste del Pacífico llamaron al Cuervo “el Gran Tramposo”.  Lo han asociado con la alegría y la risa, con un espíritu de malicia. Muchos nativos creen que el Cuervo vela por ellos, les guía a nuevos descubrimientos, y les enseña a apreciar el humor en la vida. El cuervo es un ave de alegría pero también de dolor. Toma la tristeza de la humanidad, y vuela lejos con ella. El cuervo es el embaucador, el Cuervo es aquel que engaña, el estafador, pero también el bromista, el que provoca y subvierte el orden, el que trafica con travesuras y se mueve en la sombra, el que tiene la picardía y la astucia para transformarse y así alterar la conciencia de aquello con lo que interactúa.

Quizás no haya ningún otro personaje mitológico y arquetípico tan emblemático para las culturas chamánicas (o las religiones de la naturaleza). El Cuervo hace trucos o de una u otra manera, rompe las reglas y normas de comportamiento, es parte de su esencia:

Lo  enigmático, lo paradójico, lo indefinible… Cuando el cuervo decide atacar al sol, primero se ríe de sí mismo para así encontrar su centro y modo de batalla; y después de la batalla, exclama: “Aquí arriba, donde lo blanco es negro y lo negro blanco, he ganado”.

 Es el bufón  y  el loco. En cierta forma equivale al Loco del Tarot .

El Loco o el tonto del tarot es la primera/última carta de los Arcanos Mayores, aquellas con significado más fuerte y, curiosamente, está marcada con el número 0, algo que sin duda no es casualidad. El cero, como el Cuervo y como el Loco, indica que no tiene una posición o lugar definido, que tiene un potencial infinito delante suyo.

El Cuervo es el espíritu mensajero del Vacío

 La magia del Cuervo es poderosa y puede infundir  coraje necesario para penetrar en las tinieblas del Vacío, en la cual residen todos los seres que aún no tiene forma definida. El vacío es denominado como el “Gran Misterio”, aquello que ya existía antes de que todas las otras cosas existieran.  El Cuervo es el guardián, un tutor que opera a la distancia y que está siempre presente en cualquier proceso de Cura, transformación y espiritualidad. El Cuervo nos trae directamente del Vacío  un nuevo estado de bienaventuranza y plenitud, proveniente del campo de la abundancia.  Algunas tribus indias-americanas creían que el cuervo era el guardián de la ley sagrada que protegía los escritos del Gran Espíritu. 

Ante todo, el cuervo es símbolo de magia entre los  nativos americanos  y un oráculo también de los mensajes del cosmos. El Cuervo es el mensajero que conduce el flujo de energía de una ceremonia mágica, guiándola hasta su objetivo final. Su papel es de interconectar las mentes de los practicantes del ritual con las mentes de aquellos que están necesitándolo. Por ejemplo, si se realiza  una ceremonia para enviar energía a una persona o familia en desgracia para dar valor y fortaleza, el Cuervo sería mensajero para este flujo de energía.

El cuervo tiene un significado de metamorfosis y simboliza los cambios,  la transformación.   Con el cuervo, los espíritus de los seres humanos y de los animales se entremezclan y se convierten en uno, algo que queda patente en su color, intensamente negro, pero brillante. Pues en la negrura todo se confunde, hasta que emerge la luz. Por todo ello, el cuervo, con su facultad para cambiar las formas, puede ayudarte a transformar tu vida y tu ser, pues sabe convertirse en otros animales y sabe hablar sus lenguas.

El cuervo totémico ayuda al chamán ante dudas de visión, y le aporta claridad. Además de ser inteligentes, los cuervos tienen una visión extremadamente buena que incluso fue aprovechada por los dioses de religiones paganas para utilizar a estos animales como guías o espías. Con la habilidad de esconderse en las sombras mientras  pueden ver lo que muchos otros no pueden saber, lo que está oculto y aún no se ha revelado.

El cuervo, muy sabio, enseña espiritualidad a la gente, inteligencia, la comunidad, la dualidad y el equilibrio.

El Cuervo como animal de poder llega para generar un cambio de conciencia. Es el momento de caminar por otros senderos, en busca de las respuestas espirituales, en busca de la magia. Deja surgir tu poder interior y transforma tu vida a ser consciente de nuestras opiniones y acciones. Nos motiva a confíar en la intuición y la integridad personal, a crear nuestras propias normas, ya sea o no que coincidan con las del mundo que te rodea. Ser un individuo, pensar por ti mismo, no seguir a la multitud.

Carl Jung asoció al cuervo con  el simbolismo de la propia sombra, o el lado oscuro de la psique. Lo positivo es que al reconocer este lado oscuro, se puede comunicar eficazmente con las dos mitades de nosotros mismos. Esto ofrece un equilibrio liberador, y nos permite acceder a  una tremenda sabiduría, que es el verdadero simbolismo del cuervo.

«La sombra es…aquella personalidad oculta, reprimida, casi siempre de valor inferior y culpable que extiende sus últimas ramificaciones hasta el reino de los presentimientos animales y abarca, así, todo el aspecto histórico del inconsciente…Si hasta el presente se era de la opinión de que la sombra humana es la fuente de todo mal, ahora se puede descubrir en una investigación más precisa que en el hombre inconsciente justamente la sombra no sólo consiste en tendencias moralmente desechables, sino que muestra también una serie de cualidades buenas, a saber, instintos normales, reacciones adecuadas, percepciones fieles a la realidad, impulsos creadores, etc.».

C. G. Jung, Aion, 1951.

El cuervo es el guardián de la sabiduría que no teme burlarse de sí mismo, que se adapta al ambiente donde se encuentre sin perder su individualidad, pero siendo capaz de vivir en comunidad. El que puede viajar a la profunda oscuridad y retornar a la luz sin perderse, pues acepta la dualidad en su ser.

Los poderes del Cuervo:

  • Visión
  • Elocuencia
  • Inventiva
  • Renovación

La sabiduría del Cuervo incluye:

  • Introspección
  • Capacidad de juego
  • Cambio de conciencia
  • Cooperación ecológica
  • Confort con uno mismo
  • Valor de la auto reflexión
  • Honrar a los antepasados
  • Habilidad de encontrar luz en la oscuridad
  • Capacidad de tirar abajo lo que necesita ser reconstruido
Quizás quieras leer también: