Símbolo Ouroboros

Símbolo:  Ouroboros, Uróboro

Significado

Esté símbolo antiguo es el símbolo del tiempo que se consume así mismo, de la muerte y resurrección, de la eternidad que no tiene principio ni fin.

El acto de autofagia y autogénesis que el símbolo denota encarna la idea primitiva de la naturaleza autosuficiente que retorna a sí misma, a su principio, en un patrón cíclico. Esta idea supone que tanto el universo como los componentes que lo construyen se renuevan, mueren y nacen, se apagan y vuelven a encenderse, etc.

Éste símbolo también muestra cómo el ser humano se alimenta de sí mismo en una continuidad del tiempo y la vida que le hace encontrar el dominio de sí mismo.

La serpiente no sólo simboliza la capacidad de unión de los opuestos en la totalidad y el poder mágico que de ello se deriva, muestra una mayor flexibilidad en su naturaleza que puede adquirir indistintamente una apariencia masculina o femenina. En la naturaleza, nada muere para siempre, pues toda especie o elemento se regenera por el devenir cíclico. También simboliza la renuncia a la posibilidad de interferir en el camino de otros a través del ejercicio de ese poder, y ello sólo es posible a través del ejercicio del amor. Sólo el amor puede unir los opuestos y no apegarse a los frutos que de ello se derivan.

Aunque no siempre ha sido una serpiente, hay otros animales, todos elementos naturales, como el gusano, el dragón o el pez, que también han podido tener el mismo significado. Incluso el ave fénix, que muere por combustión espontánea y renace luego de sus propias cenizas, es un ave, que al igual que el ouroboros, simboliza el ciclo natural de la vida, la muerte y la resurrección sin fin.

El ouroboros ha sido representado incluso como un elemento físico en el campo de la alquimia concretamente en el libro de las figuras jeroglíficas de Nicolas Flamel (1330-1413), famoso alquimista al que se le atribuye el descubrimiento de la fantasiosa piedra filosofal capaz de proporcionar la vida eterna, en dicho libro se exhiben grabados que aluden a las serpientes como unidad de todas las cosas, las sensibles y las inteligibles. Según el autor, éstas nunca desaparecen sino que cambian de forma en un ciclo eterno de destrucción y nueva creación, del mismo modo que representa la infinitud.

Para el alemán Friedrich Nietzsche, el ouroboros es el círculo de forma perfecta, el eterno retorno, el esfuerzo eterno, la encarnación de la rotación cíclica, la vida, la muerte, y la resurrección, por los siglos de los siglos.

Como dato curioso, existe una historia en la que se dice que August Kekulé químico orgánico alemán a través de una ensoñación en el que aparecía una serpiente que se mordía la cola, descubrió la estructura anular del benceno. En esa época ya se sabía que el benceno estaba formado por seis átomos de carbono y seis átomos de hidrógeno (C6H6), pero no se tenía ninguna pista clara sobre su estructura. Esta visión -comentó- le vino después de años de estudio sobre la naturaleza de los enlaces carbono – carbono.

Representación

El Ouroboros está representado un dragón o serpiente enroscada en un círculo con su cola en la boca, comiéndosela. En ocasiones se representa por una o dos serpientes que se muerden la cola formando el círculo perfecto.

Al igual que la figura de la serpiente emplumada, el ouroboros que se muerde la cola representa el ciclo vital, la síntesis del cielo y la tierra.
La serpiente simboliza la transformación temporal, es el animal que muda, que cambia de piel sin dejar de ser él mismo.

La circunferencia es símbolo de lo perfecto, de lo eterno, del principio que es el fin y viceversa.

Deja un comentario

holayolo sun
A %d blogueros les gusta esto:
yop